“Haciendo justicia la sociedad podrá dar por cerrada esta página tan trágica en nuestra historia”

0
Compartir

EL JUEZ FEDERAL DE CÓRDOBA JAIME DÍAZ GAVIER, QUIEN PRESIDIÓ EL TRIBUNAL FEDERAL QUE JUZGÓ Y CONDENÓ EN LA MEGACAUSA LA PERLA, LO ASEGURÓ EN REFERENCIA AL FALLO QUE SE CONOCIÓ ESTE JUEVES POR LOS CRÍMENES DE LESA HUMANIDAD COMETIDOS EN EL EX CENTRO DE DETENCIÓN.

En diálogo con Radio Télam, Díaz Gavier expresó que “es el primer fallo en el país que se pronuncia sobre hechos cometidos antes del ’76, y que hemos calificado como delitos de lesa humanidad, esto es que son imprescriptibles porque por la gravedad que tienen no afectan solo a la víctima sino que afectan a la humanidad entera”.

A horas de conocerse el fallo, el magistrado relató que en el juicio “quedaron 43 imputados, 5 fueron absueltos y los demás condenados”. Hubo “10 condenas a penas temporales fijada en años, y 28 condenas a perpetua, por violaciones de DDHH que son los más graves del código ilegal, por la privación ilegitima de la libertad”, agregó.

“Los delitos de lesa humanidad se cometieron en momentos distintos”. Uno es “a partir del terrorismo de Estado desde el 24 de marzo de 1976 cuando las Fuerzas Armadas en la Argentina toman el poder, deponen a un gobierno constitucional y desde el Estado mismo, convertido en un Estado terrorista, cometen estos delitos”, pero “con anterioridad también se cometieron delitos de lesa humanidad a través de personal del ejército y de la policía que actuaron en forma clandestina e ilegitima”.

En ese sentido recordó que “se constituyeron bandas que en Córdoba se conocieron como Comando Libertadores de América, en Buenos Aires actuaron como las Tres A, y en esa condición de banda clandestina salieron a ejecutar un plan sistemático de eliminación de personas que determinaban como opositores o blancos a aniquilar”.

El magistrado sostuvo que “los delitos de lesa humanidad se pueden cometer desde el Estado o desde organizaciones clandestinas, paramilitares”.

En referencia a los testimonios que se escucharon a lo largo del juicio, Díaz Gavier resaltó que “en estos 3 años y 8 meses que duró el juicio, hemos recibido más de 580 testimonios, todos ellos víctimas sobrevivientes del terrorismo de Estado y de los delitos de lesa humanidad, más una inmensa cantidad de pruebas”, y definió a su tarea como “muy ardua y muy difícil pero que finalmente ha llegado a buen término”.

Al ser consultado sobre cómo vivió el proceso del juicio, el presidente del tribunal federal consideró que “significó mucho porque son episodios tan tremendos y dolorosos que ninguna sensibilidad humana puede ser indiferente a la narración al revivir hechos tan tremendos y dramáticos pero un juez debe fallar conforme a la ley y a la prueba recibida”.

“Desde el punto de vista personal ha sido una experiencia fuerte, grave, y de alguna manera satisfactorio, porque arribamos a una sentencia de hechos tan trascendentes de nuestra historia que todavía están presentes como una angustia social y la prueba está en la cantidad de gente que estuvo ayer”, resaltó el juez.

A su vez, indicó que en la sentencia aparece la primera condena sobre el plan sistemático de robo de bebés, ya que recordó que se acreditó que la nieta de Sonia Torres, titular de la filial de Abuelas en Córdoba, nació el 14 de junio de 1976, “y que después de estar unos días con su madre, la madre fue asesinada y desaparecida, al igual que la criatura que hoy tendrá 40 años y nunca pudo ser identificada”.

telam.com.ar

Print Friendly, PDF & Email

Comments