Inicio Deporte Lleva la antorcha olímpica con un “Fuera Temer” escrito en las nalgas

Lleva la antorcha olímpica con un “Fuera Temer” escrito en las nalgas

Compartir

Al estibador Tarcisio Carlos Rodrigues, las autoridades brasileñas quisieron distinguirlo con una actividad: debía llevar la antorcha olímpica por el puerto de Río de Janeiro. Era la manera, dijeron, de identificar los juegos con las clases operarias.

Este hombre, de 31 años, aceptó el desafío de participar del relevo por la ciudad de Río. Pero cuando estaba en el medio del trayecto, por la calle Livramento, con antorcha en mano dejó caer sus pantalones. Exhibió las nalgas para las cámaras de TV, locales y extranjeras, que acompañaban la corrida. Y allí se vio la inscripción que había pintado en su trasero: “Fuera Temer”, decía.

La policía se apresuró a sacar la antorcha de las manos de estibador. A su alrededor, sin embargo, mucha gente coreaba la consigna de los calzoncillos. Por si fuera poco, el elegido entre los pobres de Brasil, empezó a bromear: “Se me cayó el pantalón. Uy”. El Comité Organizador de los juegos dijo que el hombre había firmado un compromiso en el que aceptaba que no podría manifestarse políticamente en la corrida.

Este no fue el único problema que encontró el larguísimo curso seguido por la antorcha. Ahora está en la región Metropolitana. Y en ella ayer encontró otras dificultades: en Duque Caxias una manifestación frenó el paso; y las fuerzas represivas no tuvieron mejor idea quereprimir con balas de goma; al punto de herir a un niño de 10 años. No eran cualquiera los que protestaban: estudiantes y profesores del Sindicato Estatal de Profesionales de la Educación.

Esa bronca viene de hace tiempo. Una huelga de docentes de 4 meses recién terminó esta semana. En Niteroi, vecina a Río de la que está separada por un puente, la antorcha no despertó emociones. Más bien lo contrario. Allí trabajadores municipales salieron a protestar contra las demoras en recibir sus salarios. La policía respondió como siempre: les tiró el “gas pimienta”.

Pero los organizadores de este pasaje de la antorcha tuvieron que cambiar de rumbo. El episodio terminó cuando decidieron transportar la antorcha por barco hasta la capital carioca. Allí la tomó el alcalde de Río Eduardo Paes y anduvo con ellas unas dos cuadras.

Clarin

Print Friendly, PDF & Email