Tamberos de Santa Fe y Córdoba regalaron 2.500 litros de leche para denunciar la crisis del sector

1
Compartir

Realizaron una protesta pacífica a la vera de la ruta 34. «El productor recibe un precio de quebranto y el consumidor está pagando un precio similar a los de Europa», aseguraron. Acusan al gobierno de Macri de no arbitrar en la cadena de comercio y beneficiar, así, a los supermercados

Un grupo de tamberos de Santa Fe y Córdoba regalaron el miércoles 2.500 litros de leche y varias docenas de alfajores para visualizar ante la sociedad la crisis que vive el sector y reclamarle al gobierno de Mauricio Macri a quien acusan de mantenerse con actitud pasiva ante los supermercados y de no proteger el eslabón primario de la cadena comercial.
Se trató de una pacífica protesta a la vera de la ruta 34, en la cuenca lechera de Rafaela, organizada por por la Mesa Provincial de Lechería de Santa Fe (Meprolsafe), la Asociación de Productores Lácteas de la Argentina (Apla) y la Cámara de Productores Lecheros de Córdoba (Caprolec).
«Esta es nuestra manera de manifestarnos. Tratamos de poner en conocimiento del consumidor que los dos extremos de la cadena láctea somos los más perjudicados: el productor, que recibe un precio de quebranto, y el consumidor, que está pagando un precio similar a los de Europa», indicó Fernando Córdoba, empresario lechero y secretario de Meprolsafe.
tambo
«Le hemos pedido al Gobierno que vea ese quebranto, que entendemos que se da entre la industria y el comercio. Si el Estado, que es el que tiene que ser el árbitro y mediar entre los que tienen mayor poder o dominancia, no lo hace, estamos muy mal», dijo Córdoba.
Estiman que la ausencia de una legislación que ordene y la falta de herramientas financieras y crediticias eficaces no permiten una real recuperación de las empresas afectadas.
«Nuestro reclamo es un pedido hacia el gobierno nacional para que regule la cadena láctea, antes que sea demasiado tarde», señaló la entidad APLA por medio de un comunicado de prensa.
En el mensaje se agregó que «la única esperanza que nos queda es que el Estado, a través de leyes debidamente estudiadas y promulgadas, haga previsible y sustentable un negocio que por su importancia social y alimenticia es de interés nacional y estratégico».
Los tamberos saben que enfrentan a esta altura del año la peor crisis de la década, pero creen que lo peor está por venir.
Pequeños y medianos productores analizan que habrá una fuerte migración del sector lácteo a la agricultura, principalmente hacia la soja o al trigo. Con la quita de retenciones que decidió Macri al asumir el cargo en la Casa Rosada, esa producción se convirtió en una actividad más rentable.
«La situación se va agravando día a día», aseguró Marcelo Aimaro, presidente de Meprolsafe.
«Los tambos que tengan otra actividad conjunta con la lechería, van a quedar. Los que solamente se dediquen a la lechería y no tengan espalda, se van a ir del sistema. El productor está asfixiado económicamente. En septiembre se va a dar un quiebre porque la soja está en un precio muy alto. Algunos alquilarán sus campos, otros se dedicarán a la agricultura», insistió.
Según Aimaro el 10% de los tambos desaparecieron, pero lo más alarmante es la cantidad de vacas que se fueron a los frigoríficos y no a otros tambos.
«Todos los tambos, ya sean chicos o grandes, adolecen el mismo problema que es la falta de rentabilidad. Los productores reciben cerca de $4 por litro de leche, mientras que un saché se vende en góndola de supermercado a $15», calculó.
«El desfasaje es una vergüenza entre el tambero y el consumidor, y los eslabones del medio se están llevando una gran porción de la torta que no les corresponde», apuntó y advirtió al Gobierno: «No nos quieran hacer quedar como los culpables porque somos los más perjudicados».
Sin embargo, el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, se mostró optimista respecto al futuro de la cadena láctea, al asegurar que «el año que viene va a ser muy promisorio para la lechería».
En declaraciones radiales sostuvo que «tenemos la expectativa de superar este mal momento».
«Nosotros asumimos el 10 de diciembre entendiendo la realidad de la lechería, pusimos una primera asistencia -durante tres meses- a los productores tamberos, para que por lo menos cubriera los costos», dijo.

iprofesional.com

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments