Inicio Columna Plan Nacional de la década ganada

Plan Nacional de la década ganada

Compartir

Impunidad

Todo fue una gran desilusión , una Argentina que marchaba con un relato basado en la mentira, el engaño y el ocultamiento; mientras a nuestra verdadera y querida Patria le abrían sus venas y extraían la vida, quitándole las fuerzas necesarias para reaccionar, para pelear.
El pueblo comenzó a padecer una crónica anemia lo que provoco que ante la catarata de palabras a las que nos sometieran por cadena nacional, no hubiera fuerza, claridad ni tiempo para interpretar, para comprender que el relato era solo para el gran público que miraba y escuchaba por TV.
Muchos creyeron y abrazaron el gran proyecto nacional y popular, no los culpo, todos queríamos un país mejor.
La verdad es que avanzaron sin escrúpulos contra la dignidad de las personas, arrasando con todo, por que ellos “vinieron por todo” como lo dijo públicamente la ex presidente de todos los argentinos; claro, “de todos”, de “los 40 millones de argentinos”, nadie debía quedar afuera.
Nadie afuera de la “década ganada”, porque allí estarían los saqueadores y saqueados.
Lo triste de estos 12 años, es que para sentirse protegidos, embarraron a muchos; de esa manera nadie hablaría, nadie denunciaría, porque todos estarían en el mismo lodo.
Vinieron por todo, vinieron a robar los sueños, la dignidad y a quedarse con el fruto del sacrificio de muchos argentinos, muchos de ellos en el norte, sur, este y oeste de esta extensa geografía dieron trabajo y de comer a muchas familias argentinas.
Vinieron a someter a todo aquel que hacia patria, porque eran peligrosos, fueron insaciables, nada les alcanzaba.
Vinieron a manejar el país, sin embargo no fue por y para el bien común de todos, sino para el propio, apropiándose de muchas cosas del pueblo, se quedaron con nuestro dinero, nuestra dignidad, nuestras esperanzas.
Al saqueo le agregaron algo más, al vacío que provocaban al pueblo, lo llenaron de odio, fracturaron familias, destruyeron amistades de años, se rompieron sociedades, instalaron el miedo, y profundizaron la grieta que supuestamente venían a achicar.
CFK utilizo la cadena nacional para cambiar el animo social e instalar malestar entre nosotros, supo utilizar la palabra, que de echo por si sola la palabra es poderosa y tiene peso propio, CFK fue una gran provocadora, con todo eso supo calar hondo en el corazón de nuestro pueblo y herirlo en lo más profundo de la moral.
Instalaron la matriz de la corrupción en los 23 estados federados que integran la Nación más los 2.165 municipios con los 40.091.359 de habitantes, según el último censo de 2010.
Recuerdo algunas palabras del ex presidente NK en el acto de lanzamiento del “Plan Nacional Anti-Impunidad”, mas allá del motivo por el cual fue creado es interesante hacer un repaso de lo dicho en ese marco por Néstor Kirchner.
-“Vengo de un lugar muy lejano, pero les puedo asegurar que donde uno toca, salta pus, en la mayoría de los lados, arriba, abajo y en el medio. El de arriba se lleva todo lo que puede y alguno que está más abajo, como ve que el de arriba se lleva todo lo que puede, también se lleva lo que está a su alcance”-.
Decía también que para volver a creer en las instituciones, si un funcionario hacia algo mal, la propia institución tendría que denunciar y de esta manera terminar con la impunidad.
Otras frases de NK para recordarles más que nada a los propios funcionarios de la década ganada:
“No puede ser que en este país durante toda una década o más, los jóvenes triunfantes, los dirigentes triunfantes eran los que más plata hacían de cualquier manera. No es malo que a alguien le vaya bien en vida, pero me entienden cuando les hablo de este tema. El que estudiaba, investigaba, trabajaba, ése no, ése era un iluso, un bobo y un estúpido. Tenemos que cambiar estos valores, pero los tenemos que cambiar fuertemente desde abajo”.
Algún parecido con los 12 años de gobierno? En realidad, pareciera ser el anuncio de todo lo que vendría, la degradación de los valores y la corrupción más obscena llevada a cabo con total impunidad.
Cada día cuando hablo con la gente en el subte, las líneas de transporte urbanas, en la calle, en el algún comercio, se fortalece en mi, el compromiso de continuar trabajando desde mi lugar como ciudadana y desde la Fundación que con mucho esfuerzo la estamos activando día a día, así, como cuando leía tantas cartas, en mi rol de funcionaria publica por las cuales llegue a rincones impensados de nuestra patria, y pude compartir realidades e historias tan disímiles pero siempre con algo en común: la dignidad y la esperanza, hoy siento lo mismo, un fuerte compromiso con mi Patria.
En cada mirada, palabra, el saludo afectuoso, el apretón de mano, siento crecer el orgullo de ser bien argentina, porque en cada rostro advierto que en mi país hay millones de argentinos con las rodillas intactas.
Queridos lectores, la presión social, el enojo social y la necesidad de justicia late cada vez más fuerte en esta argentina que exige la Verdad.

Miriam Quiroga

Print Friendly, PDF & Email
Compartir