Inicio Policial Caso López: allanaron el convento y secuestraron dos celulares

Caso López: allanaron el convento y secuestraron dos celulares

Compartir

Uno es de la madre Alba y otro pertenecería al fallecido obispo De Monte

Un celular de la madre Alba y otro que habría sido del fallecido obispo Rubén De Monte fueron secuestrados en el convento de General Rodríguez donde fue detenido el ex secretario de Obras Públicas José López con casi nueve millones de pesos.

El operativo fue realizado este martes por orden del juez Daniel Rafecas y a pedido del fiscal federal Federico Delgado. Los teléfonos secuestrados son marca Siemens y Samsung y serán analizados, informaron fuentes judiciales.
La medida se da en el marco de la investigación sobre las religiosas del convento y de la relación política de López y el kirchnerismo con De Monte.

La hermana Inés deberá presentarse la semana que viene para aclarar como acusada de encubrir a López por ayudarlo a ingresar al convento los bolsos con los millones de dólares, lo que quedó registrado en las imágenes de una cámara de seguridad.

La religiosa estuvo ayer en los tribunales de Comodoro Py para designar como abogada a la defensora oficial Perla Martínez de Buck.

La madre Alba, de 95, es la encargada del convento y sufre problemas de salud que la obligan a estar en cama y con respirador. Otras dos religiosas declararon en la justicia que la noche que López fue al convento, Alba les había anunciado la visita del ex funcionario y que cuando llegó estuvieron reunidos a solas durante una hora.

La justicia detectó 11 llamados entre el celular que usa Alba y uno a nombre de María Amalia Díaz, la esposa de López, la noche de la visita al convento.

Por su parte, el juez Rafecas secuestró en una inspección que realizó la semana pasada al convento documentos entre De Monte y la secretaría de Obras Públicas para refacciones en el lugar. Se trata de documentos que datan de 10 años.

López está preso en la cárcel de Ezeiza y procesado por el delito de enriquecimiento ilícito por los millones de dólares con los que fue detenido. La semana que viene deberá ampliar su indagatoria porque el juez Rafecas sospecha que su casa del Tigre forma parte del enriquecimiento.

Además de la hermana Inés también deberán declarar en indagatoria Díaz y los empresarios Andrés Galera y Eduardo Gutiérrez, quienes están acusados de ser presuntos testaferros del ex funcionario.

Infobae.com

Print Friendly, PDF & Email
Compartir