Inicio Cultura y Espectáculos Fernando Dente: “Estoy en un momento muy Peter Pan”

Fernando Dente: “Estoy en un momento muy Peter Pan”

Compartir

La obra me agarra en un momento muy ‘Peter Pan’ de mi vida. Hace que me reencuentre con mi esencia de ser humano, con mis creencias, con lo que me enseñó mi mamá de chico, con esto de la esperanza, la convicción, del optimismo por sobre la preocupación y la queja”, manifiesta Dente en diálogo con Télam.

Esta adaptación, de la pieza que James Matthew Barrie estrenó por primera vez en Londres en 1904, es dirigida por Ariel Del Mastro y se centra en la historia de un niño que se niega a crecer, que puede volar y que vive con un hada y su banda de Niños Perdidos en la fantástica Tierra de Nunca Jamás, poblada por indios, sirenas y piratas, comandados por el malvado Capitán Garfio.

“Peter Pan tiene mucha demanda física, no solo por los vuelos sino por ciertas características que tiene el espectáculo y que no puedo develar. Es un personaje muy añorado por todos los actores, y es muy difícil de hacer”, relata Dente, quien viene con el entrenamiento de las funciones de Fuerza Bruta en las que participó el mes pasado.

Télam: ¿Cómo fue tu acercamiento a la obra?
Dente: Vi por primera vez este show cuando tenía 14, en el teatro Ópera. Le había pedido plata a mi mamá para salir con una chica pero en realidad era una mentira. Me fui a ver la obra. No había mucha plata en casa y si le decía que iba al teatro, iba a ser un plan egoísta porque era considerado algo caro. La puesta fue maravillosa y la dirigía también Ariel. Después, la vida me cruzó con él en otros proyectos y tuve la oportunidad de decirle que me había encantado. Como fanático de la puesta que vi, tengo la tranquilidad de que tiene el mismo alma de ese espectáculo que me enamoró, aunque el teatro y los recursos fueron evolucionando a través del tiempo, sigue siendo una obra que conmueve hasta al adulto más adulto. Nadie que vio Peter Pan sale indiferente de la obra, todos se acuerdan del personaje.

T: ¿Qué opinión tenés sobre el teatro que se hace para chicos?
D: No sé si existen las obras para el público infantil. Hugo Midón, con quien estudié teatro, me enseñó que no existe el teatro para chicos, eso es un comercio, es sectorizar. El teatro es bueno cuando el chico lo puede entender y cuando su padre y su abuelo pueden hacer lecturas diferentes. Ese es el teatro que elijo hacer yo casi por religión, es lo que estudio hace 15 años. Nadie actúa distinto si son chicos los que están en la platea, y si lo hacen, están robando.

T: ¿Cómo es tu llegada al público joven?
D: Es maravilloso el público joven. Tengo identificado a un par de seguidores puntuales y muchos chicos que van a escuelas de comedia musical, dicen que quieren ser como yo. Más allá de lo vanidoso que puede sonar, a mí me da mucho alivio. Todas estas cosas me conmueven mucho y sin duda, es lo que más me gusta de la profesión. El otro día me encontré con una mamá que me contaba que a su hijo no le gustaba jugar al fútbol y quería hacer teatro, eso me pasaba pero yo no le conté a nadie que hacía teatro, era algo que me guardé para mí hasta que fui más grande. Siento una enorme responsabilidad cada vez que me subo al escenario, porque el espectador se pone en una situación de vulnerabilidad y deja que entre la historia: baja la guardia. Cómo está hecho el espectáculo y el grado de profesionalismo, es lo que define si el espectador vuelve al teatro o no, porque tiene la responsabilidad de que sea una experiencia.

T: ¿Por qué decidiste guardarte el secreto de teatro?
D: Para mi era algo muy importante y no tenía ganas de escuchar cargadas ni a profesores de colegio que me dijesen que estudiara algo en serio. Era chico. Creo que hoy cambió bastante. Todos nos relacionamos con un círculo de personas con las que tenés cierta afinidad y no conozca a nadie en mi círculo que le pueda decir a alguien que estudie algo serio en vez de hacer teatro, aunque calculo que siguen existiendo esos especímenes.

T: ¿Encontrás alguna relación entre el teatro y la catarsis?
D: Hacer teatro no es catártico, encontrar espacios que te generen felicidad sí lo es. El teatro me sirvió más como espectador que como interprete, me conmoví viendo obras y no ejecutándolas, pero estar en el escenario es hacer lo que me gusta. Espero que lo mágico le suceda a los espectadores que ven la obra, que la catarsis la hagan ellos, ese es mi trabajo.
Como director, Dente se descubrió en la obra “A fondo”, en 2012; luego hizo “Entre miserables y fantasmas-Gerónimo Rauch en concierto”, en 2014; se lució en “Criatura emocional”, de 2014; y “Colección Primavera Verano”, el año pasado.
“Uno es un todo. Desde que dirijo, aprendí a temerle menos a los directores -reflexiona con humor-, ahora sé todo lo que están pensando los directores mientras quiero hacer una pregunta. A Ariel lo quiero mucho, tengo mucha confianza y le pido que me contenga, me aprovecho de ser nervioso. Cuando sos director no tenés quién te diga que va a estar todo bien”.
Si bien tuvo participaciones en varias series de televisión y en la pantalla grande, donde cobró popularidad a través de la película de “High School Musical”, Dente afirma con convicción que el “teatro es mi casa, tiene mucha autonomía. En el teatro cumplí muchos roles. Ahí me siento libre y seguro”.

Print Friendly, PDF & Email