Inicio Economía Los industriales prevén producir más con menos empleados

Los industriales prevén producir más con menos empleados

Compartir

Después de un abril singularmente contractivo, los empresarios proyectan más luces que sombras para el corto plazo

El Indec volvió a difundir sus estimaciones sobre el desempeño del conjunto del sector manufacturero, después de un semestre de abstinencia, amparado en la emergencia estadística con la que debutó la nueva conducción del organismo que eligió el Gobierno, encabezada por Jorge Todesca y Fernando Cerro en la dirección técnica, con una caída del 6,7% en comparación con un año atrás, la más acentuada desde diciembre de 2012.

El organismo omitió hacer el tradicional cálculo de la variación de la actividad corregido por estacionalidad y situaciones adversas, como fue el récord de días con lluvias e inundaciones en abril que afectaron el ritmo productivo en el área centro y litoral del país, para poder determinar la magnitud del receso excluido ese fenómeno atípico.

Sin embargo, un análisis fino de la serie de 29 indicadores de actividad determinó un resultado levemente positivo porque al cabo del primer cuatrimestre 13 sectores cerraron con mayor producción que un año antes, dos más que los que acusaron receso, mientras que 5 virtualmente se estancaron con alzas y bajas inferiores al 2 por ciento.

Sobre 29 sectores en el cuatrimestre 13 aumentaron la producción y 11 la redujeron
Incluso, en las ramas fabriles que registraron incremento del ritmo productivo y por tanto pudieron reducir la capacidad ociosa sobresalieron la molienda de cereales y oleaginosas con 23,6%, la fabricación de tejidos 16,2% y de hilados 11,9%; la elaboración de vidrios 11,5%; superiores a los que se observaron en las caídas, ya que las más acentuadas correspondieron a la industria pesada con 17% en acero crudo; 13% cemento; 12,5% en la fabricación de automotores; 10,6% en metalmecánica; y 11,4% en gases industriales.

Pese a ese escenario de virtual equilibrio, aunque con un saldo real contractivo por la conjunción de las limitaciones que impusieron las inundaciones, la crisis en Brasil y la baja del petróleo en los primeros meses del año, el balance de las expectativas para mayo arrojó un resultado moderadamente expansivo.

espectativa

Con las limitaciones que implica el sondeo de opinión que volvió a hacer el Indec, porque no permite ponderar la gravitación de cada respuesta: no es lo mismo que un sector que representa 10% del PBI industrial proyecte un crecimiento del 10% que otro que apenas aporta 1% proyecte una baja del 20%, porque lo que se difunde es la cantidad de empresarios que prevén alzas, bajas o sin cambios, se percibe un generalizado saldo de respuestas positivas.

Salvo en lo referente al mercado interno, que mantiene un sesgo recesivo, pese a que mayo terminó con apreciable impulso de la ventas de automotores y también de propiedades y ya se cerraron gran parte de las negociaciones salariales en paritarias, que contribuirán a recomponer el poder de compra de amplios sectores de la población, se advierte una expectativa de aumento de la actividad y también de mejora de la balanza comercial.

Persiste la caída del consumo interno, pero se reactiva la producción para la exportación
Entre los indicadores de actividad sobresalieron en la encuesta del Indec los saldos de respuesta expansivo de las exportaciones, muy superior al de las importaciones de insumos, el cual refleja la previsión de un uso más intensivo de las plantas, como lo reflejó el presupuesto del uso de la capacidad instalada, y también de las horas trabajadas por el personal.

Por el contrario, se mantiene la cautela en la contratación de obreros especializados, aunque también las disminuciones se asocian más a un fenómeno de retiro voluntario y rotación que a un proceso de achique de nómina. En contrapartida, el aumento de la intensidad laboral, indicaría la previsión de un severo recorte de los programas de suspensiones transitorias, con la excepción del sector automotriz.

En ese punto, tanto en la industria como en los concesionarios esperan que los acuerdos celebrados con la banca oficial, Nación y Provincia, para poder ofrecer créditos a tasa subsidiadas a los potenciales compradores, mayoristas y minoristas, contribuirá a intensificar la reanimación del mercado interno, mientras esperan que Brasil comience a normalizar su economía, para recuperar los niveles de exportación de los últimos años.

Infobae.com

Print Friendly, PDF & Email
Compartir