Forenses de la inteligencia egipcia creen que una «bomba poderosa» explotó el avión de EgyptAir

2
Compartir

Los restos de una pierna recuperados del mar Mediterráneo, donde cayó el vuelo 804 de EgyptAir, sugieren que un artefacto «pequeño pero potente» pudo haber estallado en la bodega de la aeronave

Los restos humanos recuperados del mar Mediterráneo, donde el vuelo 804 de EgyptAir se precipitó la semana pasada, sugieren que hubo una explosión a bordo, declaró un alto funcionario que se desempeña como jefe del cuerpo de forenses egipcios involucrado en la investigación. Si bien la información circuló en varios medios occidentales, una amplia cobertura del diario egipcio Al Watan develó incluso que fuentes de inteligencia local estrechas al presidente Abdel Al Sisi confirmaron la probabilidad de que un artefacto pequeño pero poderoso pudo haber estallado en la bodega de la aeronave.

Otro funcionario del cuerpo forense declaró a Al Watan que un centenar de piezas de restos humanos fueron recuperadas del mar y trasladadas a El Cairo. Hasta el momento son partes pequeñas y «no han podido ser rescatados cuerpos completos de los pasajeros». Con ello toma cuerpo la hipótesis de un ataque terrorista con bomba a bordo.

EN RESTOS DE UNA EXTREMIDAD INFERIOR DE UNA DE LAS VÍCTIMAS EXTRAÍDAS DEL MAR «SE OBSERVARON PROFUNDAS QUEMADURAS PROPIAS DE FRAGMENTOS DE EXPLOSIVOS»
Además, en restos de una extremidad inferior de una de las víctimas extraídas del mar «se observaron profundas quemaduras propias de fragmentos de explosivos». De allí que bajo condición de anonimato agregó que «la explicación más lógica ante el estado de las partes de restos humanos es que fue una explosión dentro del avión».

El oficial médico que lidera el equipo de investigación egipcio ha examinado personalmente los restos en un depósito de cadáveres de El Cairo, donde expertos forenses están llevando a cabo las pruebas de ADN; uno de ellos declaró bajo condición de anonimato, pues de momento no está autorizado a difundir la información por el servicio de contrainteligencia nacional. Sin embargo, los investigadores habrían encontrado rastros de explosivos en los tejidos humanos hallados que sugieren que la caída del aparato fue causada por una bomba, dijeron las fuentes.

Las víctimas fueron las 66 personas que iban a bordo cuando el Airbus 320 se desplomó en la madrugada del jueves en el mar Mediterráneo cuando cubría la ruta París-El Cairo.

El lunes, un barco francés se unió a los esfuerzos internacionales para rescatar las cajas negras y otros restos del avión, ya que las autoridades griegas y egipcias difieren sobre lo que pasó con la aeronave durante los cruciales últimos minutos de vuelo antes de la tragedia.

Las autoridades egipcias dijeron que creen que un ataque terrorista es la hipótesis más probable descartando una falla técnica. No obstante, expertos en aviación griegos han declarado que el vuelo daba lugar a dudas en sus últimos minutos porque, al parecer, el curso de la ruta, según los radares, llevaba una manera errática en el vuelo. Esta versión es la que ha informado el ministro de Defensa griego, Panos Kamenos, quien no descarta una explosión a bordo pero habló de una posible lucha en la cabina.

Según el ministro, el avión viró violentamente y redujo su altitud de 10.000 a unos 3.200 metros antes de perderse fuera del radar y precipitarse al mar.

El jefe de los servicios de navegación aérea civil de Egipto, Ehab Azmy, declaró a Associated Press que el avión no se apartó de su ruta ni perdió altitud antes de desaparecer del radar. Azmy dijo que en los minutos previos a que el avión desapareciera volaba a una altura normal de 10.200 metros, según la lectura de los registros del radar. «Este hecho quita entidad a lo que los griegos han informado acerca de que la aeronave perdió altura repentinamente antes de desaparecer de los radares», agregó.

«No hubo desvío a la derecha o a la izquierda y el curso de vuelo era el correcto cuando entró en la Región de Información Aérea de Egipto. La caída del aparato demandó entre uno a dos minutos, dijo Azmy.

Nabil Sadek, el fiscal egipcio que lleva la investigación, solicitó a su homólogo francés la entrega de la documentación, audios y registros visuales del avión durante su estancia en el aeropuerto Charles de Gaulle y hasta que abandonó el espacio aéreo francés, informó la Fiscalía egipcia el día lunes. Lo propio hizo con las autoridades griegas al pedir que le fueran entregadas las transcripciones de comunicaciones y llamadas de auxilio o emergencia, en el caso que haya habido, entre el piloto y funcionarios griegos de control de tráfico aéreo.

Más allá de la investigación en curso, funcionarios de la inteligencia egipcia cercanos a la oficina del presidente Abdel al Sisi trabajan en el convencimiento de que están frente un ataque terrorista y se especula, aunque no ha trascendido la pista y los indicios que siguen en esa dirección, que la aeronave fue atacada con la colocación de un pequeño artefacto explosivo en su bodega cuando permanecía en la pista del aeropuerto parisino antes de emprender su ruta a El Cairo, por parte de un empleado de origen tunecino del aeropuerto Charles De Gaulle. Esta es la pista y la versión más firme que ha filtrado el diario Al-Watan, conocido por su estrecha relación con el gobierno y sus servicios de inteligencia. Seguramente en las próximas horas y con la extracción del mar de la caja negra se develará rápidamente la tragedia sufrida por el vuelo 804 de EgyptAir.

Todo indica que la línea de investigación seguida por las autoridades civiles, militares y de seguridad egipcias apunta a la hipótesis que cada hora aparece como la más solida. El accionar del terrorismo parece haber estado presente en el incidente.

by George Chaya/infobae.com

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments