Inicio Policial Los ex consuegros de Jaime lo denunciaron por usar plata negra y...

Los ex consuegros de Jaime lo denunciaron por usar plata negra y recibir coimas

Compartir

La familia Ledantes reveló cómo el ex funcionario utilizó dinero que no podía justificar en la compra de una casa

Julieta Jaime –una de las hijas de Ricardo Jaime- fue novia de Sebastián Ledantes desde 2003 a 2007. Se casaron el 30 de noviembre de 2007 y en 2008 se separaron. Tan rápida fue la separación que el novio nunca llegó a tener las fotos de la boda.

Ledantes conocía cómo era y cómo cambió el modo de vida de los Jaime a medida que el ex funcionario kirchnerista recaudaba dinero en negocios oscuros.

Fue testigo de ello y terminó imputado en la causa por enriquecimiento ilícito del ex funcionario kirchnerista. Sus padres Norberto y Graciela Vigna están procesados y deberán ir a juicio oral y público como testaferros de Jaime.

Ambos aparecen vinculados a la compra de la casa en Carlos Paz donde Jaime vivía con su hija hasta que fue detenido el 2 de abril pasado. Ese inmueble ahora está a nombre de Julieta Jaime, quien según la justicia no tiene fondos para justificar la compra y debe ser procesada como testaferro de su padre. Esa bella propiedad en Carlos Paz antes estuvo a nombre de Vigna.

Con Jaime preso, los Ledantes se presentaron ante el fiscal federal de Córdoba Enrique Senestrari y denunciaron varias cosas que comprometen tanto a Jaime como a su hija Julieta.

DENUNCIA

La denuncia de los Ledantes –a la que accedió Infobae en fuentes judiciales- señala que:

-Julieta Jaime, el 27/04/2007, compró una casa en Carlos Paz con dinero perteneciente a su padre y les pidió anotarla a nombre de Graciela Vigna, ya que Julieta Jaime, al ser estudiante, carecía de fondos para justificar la compra de la propiedad.

– Julieta Jaime, con “un discurso inofensivo” solicitó que los Ledantes figuraran como dueños de la casa de la calle Omaguacas 91 porque ella era estudiante universitaria. Debido a la confianza que tenían hacia la pareja de su hijo, Vigna accedió a figurar como dueña de la casa, con el consentimiento de su esposo Norberto Ledantes.

– El dinero para la operación inmobiliaria, lo aportó íntegramente Julieta Cecilia Jaime, por intermedio de su padre, Ricardo Jaime. La suma fue de $250.000, aunque nunca supieron si ese fue el valor real del inmueble.

LA FAMILIA LEDANTES SE PRESENTÓ ANTE EL FISCAL DE CÓRDOBA Y DENUNCIÓ COSAS QUE COMPROMETEN TANTO A JAIME COMO A SU HIJA

– La casa fue comprada para que viviera allí Julieta Jaime con Sebastián Ledantes. Además, y por pedido de Ricardo Jaime a su hija, allí se inscribió la sede social de la firma Lago Azul S.A., quien sería encargada de explotar un emprendimiento hotelero.

– Por instrucciones de Jaime y a pedido de su amigo Alfredo Pielach, Julieta Jaime tuvo que ubicar en Carlos Paz o zonas aledañas, un hotel que se encontrara en venta para que fuera explotado por la sociedad Lago Azul.

– Que luego de esa búsqueda compraron el Hotel Saint Tropez.

– Que la operación la realizó Pielach.

– Que Pielach designó a Sebastián Ledantes como apoderado administrativo para manejar el hotel cuando estaba por casarse con Julieta Jaime.

– Que también Lago Azul SA le dio a Sebastián Ledantes una camioneta marca Kia, modelo Carnival patente GSJ-927, para que usara.

JULIETA JAIME

– Que la luna de miel de la pareja Julieta Jaime – Sebastián Ledantes (Brasil, diciembre de 2007) se interrumpió abruptamente porque Ricardo Jaime le pidió a su hija que viajara con urgencia a Suiza junto a otra de sus hermanas.

– Que le revocaron a Sebastián Ledantes el poder de Lago Azul S.A. en enero de 2008 luego de la separación.

– Que el 11 de enero de 2008 traspasaron la titularidad de la casa de Vigna a Julieta Jaime.

– Que en la escritura figura que Julieta Jaime le pagó a Vigna la suma de $440.000, dinero que jamás recibieron porque fue una venta simulada.

LA LUNA DE MIEL DE LA PAREJA JULIETA JAIME – SEBASTIÁN LEDANTES SE INTERRUMPIÓ PORQUE RICARDO JAIME LE PIDIÓ A SU HIJA QUE VIAJARA CON URGENCIA A SUIZA

– Que cuando los imputaron en la causa por enriquecimiento ilícito de Jaime, el ex funcionario los visitó en su casa y les transmitió tranquilidad y se ofreció a ponerles abogados y solventar los gastos de la defensa.

– Que cuando fueron a declarar en la causa, Jaime les puso abogado.

– Que fueron sorprendidos por las maniobras en las que se vieron involucrados por los Jaime.

– Que no tuvieron la finalidad de encubrir el enriquecimiento de Jaime.

– Que no se beneficiaron económicamente.

– Que Sebastián Ledantes pidió separarse de Julieta Jaime cuando comenzó a notar actitudes “extrañas”.

– Que no denunciaron antes por temor a quien era secretario de Transporte de la Nación, a quien creían “honorable”.

DENUNCIA 2

La denuncia de los ex consuegros de Jaime confirma varias cosas

– Que tal como dice el fiscal Carlos Rívolo, quien acusó a Jaime por enriquecimiento ilícito, Julieta Jaime no tiene cómo justificar la adquisición de bienes. Su ex marido señaló que no trabajaba.

– Que la plata con la que se compró la casa fue puesta por Jaime y tiene un solo origen: la corrupción.

– Que el empresario Néstor Otero, dueño de la Terminal de Ómnibus de Retiro, le compró un hotel –negocio propicio para el lavado de dinero- a Jaime como pago de sus favores. Pielach es uno de los hombres de confianza de Otero, quien, según comprobó la justicia, coimeaba a Jaime pagándole mensualmente el alquiler de su departamento. Tanto Pielach, como su compañero en la Terminal, Lisandro López, están procesados como testaferros de Jaime.

– Que Julieta Jaime y su hermana Gimena Belén, viajaron a Suiza de urgencia por orden del padre en 2008, lo que podría llegar a dar paso a una investigación acerca de una posible apertura de una cuenta bancaria en uno de los países predilectos para esconder dinero negro.

La denuncia fue presentada en Córdoba pero tal vez sea remitida al juzgado de Sebastián Casanello, quien procesó a Jaime por enriquecimiento ilícito. Condenado en varios casos y detenido por negociados, Jaime suma y sigue. Su frente judicial no parece aliviarse.

infobae.com

Print Friendly, PDF & Email
Compartir