Se recupera el policía baleado

0
Compartir

Recibió, además de un disparo en el muslo, un culatazo en la cabeza. Sus atacantes, dos motochorros con el rostro cubierto, continúan prófugos. Analizan cámaras del MOPU para dar con ellos

Mientras Iván Córdoba se recupera de sus heridas en el hospital de Gonnet luego de haber sido golpeado y baleado por los dos delincuentes que lo asaltaron el domingo a la tarde junto a su novia en Tolosa, la policía busca de manera incesante a los responsables del hecho, aunque hasta el cierre de esta edición no habían podido dar con ellos, señalaron ayer desde la fuerza.

Como adelantó este diario en su edición anterior con detalles exclusivos, el episodio se registró a las 17.45 en 520 entre 3 y 4, cuando la víctima, oficial de la Policía Local de 23 años, se encontraba en su moto, de alta cilindrada y patente 308 LDI. A pocos metros de él estaba su novia, Juliana Correa (21), también de la Local y retirando plata del cajero automático del Banco Provincia. Entonces aparecieron dos motochorros encapuchados, sorprendieron al hombre, lo amenazaron con armas de fuego y le dieron un culatazo en la cabeza con el fin de que les entregara el rodado.

Su pareja vio la secuencia desde su posición, se presentó como miembro de la fuerza (ambos estaban de franco y con ropas de civil) y extrajo su arma reglamentaria, una Bersa mini Thunder calibre nueve milímetros. Los ladrones apuntaron y dispararon, y ella repelió. En medio del tiroteo, el único herido fue Córdoba, con un disparo en el “muslo de la pierna derecha, con orificio de entrada y salida”, le contó a Trama Urbana un pesquisa. Los maleantes escaparon, sin robarse nada.

“Estado reservado”

Ante la cantidad de sangre que perdía, tanto de la pierna como de la cabeza, fue trasladado en un patrullero hasta el hospital San Roque, donde permanece internado en “estado reservado”, según se desprende del parte oficial.

En el lugar del hecho se incautaron cuatro vainas servidas, por lo que los investigadores sospechan que los atacantes utilizaron pistolas. Lo poco que se sabe de ellos es que “tenían entre 17 y 20 años”, pero las precisiones terminan ahí, ya que ambos cubrían sus rostros. El arma de Correa fue incautada por personal de la CDI con el fin de ser peritadas, mientras que para dar con los cacos se están analizando las cámaras de seguridad del MOPU. La UFI 2 caratuló la causa como “tentativa de robo y lesiones graves”.

diariohoy.net

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments