Inicio Relevantes LOS K .. ARRUINARON UN RESONADOR DE MILLONES

LOS K .. ARRUINARON UN RESONADOR DE MILLONES

Compartir

LAS HUESTES NACIONALES Y POPULARES ARRUINARON UN RESONADOR EN EL HOSPITAL POSADAS

 

 

El director del Hospital Posadas, Alberto Díaz Legaspe, confirmó este martes (16/02) que el domingo pasado una silla de ruedas se incrustó en un resonador magnético, el único público para miles de vecinos del oeste del conurbano bonaerense. Y aseguró no tener dudas de que se trató de un sabotaje. En este sentido, apuntó contra el ex intendente de Morón, Martín Sabbatella.

“No tengo la menor duda”, respondió el director ejecutivo del centro de salud -ubicado en la localidad del Palomar, partido de Moron- al ser consultado sobre si existía la posibilidad de que hubiera sido un acto deliberado, con el objetivo eventual de dejarlo fuera de servicio.

“La gente que manejaba el resonador ese día es gente veterana que sabe manejarlo. Cualquiera que se ha hecho una resonancia sabe que no puede entrar con metales, ni siquiera con un anillo. Además hay un cartel en la puerta que lo advierte. Encima, la silla de ruedas tiene que estar a menos de un metro para que sea absorbida y nadie la paró ni la sacó“, afirmó.

El titular del Hospital Posadas no descartó que se trate de un sabotaje, ya que los incidentes comenzaron luego de que trascendiera un plan de recorte de contratados que ingresaron de la mano de la intervención anterior, que respondía a Nuevo Encuentro, el partido político de Sabbatella, ex intendente y derrotado candidato a vicegobernador bonaerense.

Este hospital ha sido muy usado para la política, para los intereses personales, cuando lo único que se debiera tener interés en atender a la gente, porque al Hospital Posadas entran 3 mil personas por día para recibir atención médica”, consideró y, aunque no lo nombró, reconoció que la intervención anterior “la manejaba el ex intendente” Sabbatella.

Díaz Legaspe reconoció que cuando “el domingo se rompió el aparato resonador, dolió mucho porque se lo había reparado hace poco. Hubo un acto de negligencia absoluto” y recordó que “la semana pasada se descompusieron todos los ascensores juntos, no hay refrigeración en las oficinas de los directores, se rompen las heladeras del vacunatorio. Hay 30 resonancias por día que vamos a tener que salir a ver quién las puede hacer”, concluyó.

Print Friendly, PDF & Email
Compartir