Inicio Destacado INDULTOS PARA PRESOS POLÍTICOS

INDULTOS PARA PRESOS POLÍTICOS

Compartir

INDULTOS PARA PRESOS POLÍTICOS

Villa Ballester, 29 de enero de 2016.

INDULTOS PARA PRESOS POLÍTICOS

Señor Director:

Tras reunirse el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, con la sedicente Abuela de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, aseguró que “no hay ningún retroceso posible” en las políticas de “Memoria, Verdad y Justicia” (hemipléjica, digo yo), incluidos los juicios contra represores de la última dictadura. De modo similar, la vicepresidente Gabriela Michetti, hizo declaraciones sobre los derechos humanos, siendo que los únicos y verdaderos son los individuales, pues esos “otros” fueron prohijados por la ex Unión Soviética, tras ser vencidas las organizaciones subversivas/terrroristas por las Fuerzas Armadas (FF.AA.) en toda América latina, cuyos integrantes no fueron represores sino combatientes que liberaron a nuestros países de transformarse en nuevas Cubas y Nicaraguas (y adiós nuestras libertades, que tanto se llenan la boca…).
Le reaseguro a Avruj que todos los enjuiciamientos y condenas a prisión perpetua únicamente a integrantes de las FF.AA., y no de los terroristas, que sembraron América latina de cadáveres de inocentes, que fueron amnistiados, indultados e indemnizados, cuyas causas nunca fueron abiertas a fin de que pagaran por sus crímenes que quedaron impunes. El decreto 158/83 de Alfonsín, mediante el cual fueron encarcelados y juzgados y condenados a prisión perpetua las tres primeras Juntas Militares, fueron inconstitucionales por vulnerar el principio de división de poderes y el sistema republicano de gobierno. Se violó el derecho de defensa y la garantía del juez natural, así como el principio de irretroactividad de la ley penal y el precepto que exige que todo proceso se funde en ley anterior a los hechos de la causa. Se dejó cesantes al Fiscal y a todos los jueces de la Cámara Federal de Buenos Aires y se nombró otros que homologaron el designio de condena exteriorizado en el decreto 158/83.
Todos los condenados a prisión perpetua, vegetando en Marcos Paz y muriéndose de inanición y sin atención médica, fueron todos amnistiados por las leyes de Punto Final y Obediencia Debida, y luego indultados por Menem, mediante los decretos 1002/89 y 2726/60, por lo cual se trata de “cosa juzgada”, y violatorio de la legalidad. A este respecto, esas leyes que habían sido derogadas por el Congreso el 24-3-1998, fueron “anuladas” por el mismo Congreso -no existe en el Estado de Derecho- en el año 2003, para que fueron juzgados por segunda vez, siendo convalidados por la Corte Suprema en fallo del 5-5-2005 por la mayoría automática de la Corte -Lorenzetti, Highton de Nolasco, Maqueda y Zaffaroni- con las honrosas disidencias de Carlos Fayt y Carmen Argibay, siendo que ignoraron el precedente de la misma Corte de 1990 que convalidó el indulto del general Santiago Omar Riveros, por lo cual cometieron prevaricato, sosteniendo que “ni la prohibición de doble juzgamiento es absoluta” (sic).
Téngase en cuenta que la Convención s/ Imprescriptibilidad de las Penas de Delitos de Lesa Humanidad, fue ratificada por la Argentina en el año 2003, mediante la ley 25.778, y, por ende, no aplicable a los hechos de la década del ’70. A este respeto, la Academia Nacional de Derecho, declaró: La Corte sostuvo que los delitos de lesa humanidad no prescriben, aunque las normas internas del Estado sostengan lo contrario (…) Es imprescindible recordar que la Constitución siempre está por encima de los tratados y que en materia penal no se pueden aplicar retroactivamente las leyes ni olvidar que el art. 27 e la CN establece la supremacía del orden público interno. El art. 31 dice que la Constitución es la ley Suprema (…) “La Argentina firmó la Convención s/ Imprescriptibilidad de Penas de los Delitos de Lesa Humanidad, ello sólo tuvo lugar en 2003, por lo cual no puede aplicar para derogar retroactivamente prescripciones que la Constitución dispone que no se pueden suprimir” (sic). (1)
Es deplorable que la Corte haya cometido prevaricato violando la legalidad y la Constitución Nacional, además de conculcar la igualdad ante la ley, pues a los Firmenich, Vaca Narvaja, Perdía, Bonasso, Verbitsky…, no les abrieron sus causas por los crímenes aleves de inocentes que cometieron y quedaron impunes. Para colmo fueron indemnizados con recursos públicos, desde el gobierno de Menem, siendo que a las víctimas del terrorismo/subversivo jamás fueron reconocidas endógeno y exógenamente por las sedicentes organizaciones de derechos humanos, ni sus derechohabientes indemnizados como corresponde, para que la ley sea pareja (igualdad ante la ley).
Le recuerdo al señor Avruj, a la señora Michetti y al presidente Mauricio Macri que debe corregir a su debido tiempo las injusticias que se cometieron con los presos políticos del kirchnerismo, con la complicidad de los jueces federales, con nombres y apellidos, que mantienen a ancianos mayores de 90 años enfermos muriéndose de inanición y sin atención médica en Marcos Paz, mientras a degenerados y delincuentes les reconocen el derecho establecido por ley de cumplir penas domiciliarias a los 70 años de edad, mientras a los héroes que arriesgaron sus vidas por la Patria están muriendo en presidio, sin “derechos humanos”, violando la CN, art. 18, que dice: “Quedan abolidos para siempre la pena de muerte por causas políticas”…
Es de desear que el señor Presidente tenga en cuenta lo expresado para pronto y futuro (a su debido tiempo) indulto de los “presos políticos” de la democracia.

1) Diario “La Nación”, 28-8-2005.

Con cordiales saludos,

Alfredo Nobre Leite
DNI 18.221.024
http://marimba37@outlok.com

Print Friendly, PDF & Email
Compartir