Inicio Destacado La Argentina de Cristina quedó entre los países más corruptos

La Argentina de Cristina quedó entre los países más corruptos

Compartir

La encuesta anual de Transparencia Internacional

Según el índice de percepción de corrupción, el país sacó un aplazo el año pasado, al igual que desde 2003

En el 2015, el último año de gestión de la ex presidenta Cristina Kirchner, la Argentina sacó otro aplazo en el Indice Internacional de Percepción de Corrupción. La Argentina quedó en el puesto 107 de 168 en ese ránking donde los últimos puestos corresponden a los países con más corrupción en el sector público.

Sacó 32 puntos sobre 100 posibles (los más cercanos a 100 son los países percibidos como más transparentes) en esta encuesta que realiza Transparencia Internacional, cuyo brazo local es la ong Poder Ciudadano (Ver recuadro). En 2014 Argentina había obtenido 34 puntos o sea bajó dos puntos en el año en que fue procesado el ex vicepresidente Amado Boudou en el caso Ciccone y se profundizó la investigación sobre las causas Lázaro Báez y Hotesur que involucran a Cristina y Máximo Kirchner, entre otros. Pero, la Argentina se mantuvo en el puesto 107 por cambios de puntaje de otros países como Brasil que empeoró. También, el año pasado, fue condenado por dádivas y por la Tragedia de Once el ex secretario de Transporte K Ricardo Jaime.
En un subranking de América, la Argentina se ubicó detrás de República Dominicana y delante de Paraguay, Haití y Venezuela, países que quedaron en la peor posición.

De todos modos, desde que se inició el mandato de los Kirchner en el 2003 hasta el año pasado, la Argentina fue retrocediendo y siempre sacó un aplazo, es decir 40 puntos o abajo de 40.

No solo obtuvo aplazos sino que el índice tampoco detectó mejorías, es decir los gobiernos de los Kirchner, sobre todo el de Cristina no lanzaron planes de prevención y por lo contrario neutralizaron los organismos de control como la SIGEN, la Oficina Anticorrupción (OA) y la fiscalía nacional de investigaciones administrativas. Por esa razón, la Auditoría General de la Nación en manos del radical Leandro Despouy fue la excepción y se convirtió en el único organismo en señalar irregularidades.

Para realizar este índice se realizan 12 encuestas entre empresarios, académicos y líderes de opinión. En el caso de Argentina se tomaron en cuenta 7 encuestas realizadas por distintos actores: World Economic Forum, Berstelmann Foundation TI, IMD World Competitiveness Yearbook, World Justice Proyect ROL, PRS International Country Risk Guide, Economist Intelligence Unit e IHS Global Insight.

El World Economic Forum es el organizador de la cumbre de Davos donde estuvo, la semana pasada, el presidente Mauricio Macri. Este índice es tomado en cuenta por los organismos internacionales de crédito y las empresas privadas para hacer inversiones.

El índice mide la percepción de corrupción en el sector público, evaluada por empresarios y expertos alrededor del mundo sobre cada uno de los países. Se evalúa la percepción porque las causas judiciales que descubren los casos de corrupción solo son la punta de iceberg. Además, por ejemplo, el pago de sobornos incluye a funcionarios y empresarios y éstos últimos generalmente no hacen denuncias cuando reciben un pedido de coimas.

A partir de ayer comenzó a correr el reloj para Macri, quien nombró a la ex diputada del PRO Laura Alonso al frente de la OA. El presidente dijo que convertirá en un eje de su gestión la lucha contra la corrupción y prometió una serie de leyes como incorporar la figura del arrepentido para los casos de robos al Estado. Por su parte, Alonso anunció que luego de la feria judicial, impulsará causas de corrupción contra ex funcionarios K e incluso si algún macrista también mete la mano en la lata.

CLARIN

Print Friendly, PDF & Email
Compartir