Inicio Política Prat Gay y la grasa. Por Nicolás Márquez

Prat Gay y la grasa. Por Nicolás Márquez

Compartir

El ex militante de la JP (de la JP Morgan) y actual Ministro de Hacienda Alfonso Prat Gay, con notable sensatez verbal sostuvo horas atrás el siguiente concepto: “No vamos a dejar la grasa militante, vamos a contratar gente idónea y eliminar ñoquis”, en inequívoco parangón de la estructura estatal con el cuerpo humano: fomentar el músculo y eliminar la grasa. Es decir quitar aquello que sobra, que pesa, que molesta y que intoxica. Va de suyo que el kirchnerismo durante su largo reinado delictual ha dejado un Estado obeso, deficitario, burocrático, signado por el nepotismo, el amiguismo, el alcahueterismo y la simbolización del “ñoqui” como arquetipo del burócrata vago y vividor por antonomasia. Por lo tanto, la sentencia de Prat Gay no pudo haber sido más atinada y alentadora.

Sin embargo, las críticas de toda la gentuza caída en desgracia no tardó en arreciar, y desde el ex cajero Julio de Vido hasta los CiberK supérstites cayeron en plañidero y por las redes sociales tildaron a Prat Gay de “discriminador”, “antipueblo”, “oligarca” y todo el sinfín de adjetivos característicos de la abaratada jerga kirchnerista.

de vido
“A nosotros la grasa nos chorrea, a ustedes se les fija” tuitteó el malviviente de Vido.
Pero más allá de esta pésima interpretación fuera de tiempo y contexto con la que el kirchnerismo se escandalizó, vale aclarar que si hay algo que ha caracterizado a Prat Gay, es que jamás fue discriminador ni por cuestiones, ni culturales, ni ideológicas, ni tampoco de estilo. Prueba de ello fue su alianza política que sin prejuicio racial alguno el propio Prat Gay hizo con una ramplona de cuarta como Victoria Donda, vulgar activista cuyo mayor mérito facultativo ha consistido en ser hija de montoneros y su máxima notoriedad política fue alcanzada gracias al look bailanteril que sin recato alguno la azabachada dirigente ha exhibido en cuanta ocasión tuvo lugar. En efecto, fue este acuerdo electoral que ambos alcanzaron en el 2013 el cual puso de manifiesto que el actual Ministro es tan abierto de mente, que no tiene ningún problema estético ni personal en sentarse a dialogar tanto con lo más refinado y granado de la sociedad como con las chirusas más procaces de la partidocracia periférica.donda-300x225

En suma, lo que dijo Prat Gay fue sacado de contexto y una vez más, el kirchnerismo (o lo que queda de él) vuelve a interpretar mal la realidad y fue justamente ese distanciamiento con el orden de cosas vigente lo que le hizo a estos perder el poder del que vivieron inmoralmente durante tantos años. Dios quiera que sigan así, a 200 kilómetros del tarro y que en poco tiempo no le quede a esta banda en fuga ni un solo renglón en las páginas periodísticas de actualidad política y que sólo sean noticia en las crónicas policiales y judiciales.

DONDA ESCUPIENDO A LA GENTE EN UN PIQUETE CALLEJERO

Conseguí de manera promocional y sin costo de envío la reedición del libro La Mentira Oficial, de Nicolás Márquez. Cómo conseguirlo?. Clickeando en la imagen siguiente.
la mentira oficial

← Anterior “Permiso para pensar”: el documental que destruye el mito de Perón

Fuente: http://prensarepublicana.com/prat-gay-y-la-grasa/?mkt_hm=2

Print Friendly, PDF & Email
Compartir