Inicio Economía Cresta Roja: crónica de un conflicto que empezó en 2013

Cresta Roja: crónica de un conflicto que empezó en 2013

Compartir

Los trabajadores de la avícola Rasic Hermanos, que vende los pollos Cresta Roja, mantuvo bloqueada
por sexto día consecutivo la autopista Riccheri, a la altura del acceso al aeropuerto de Ezeiza, en reclamo del pago de sueldos adeudados y un auxilio económico para salvar la empresa y así evitar la pérdida de unos 3.000 puestos de trabajo y otros 2.500 empleos indirectos. Tras un enfrentamiento con la Gendarmería, los manifestantes fueron desalojados.

Sin embargo, la crisis y el conflicto de la empresa con sus empleados no comenzó la semana pasada. Para entenderlo hay que remontarse a fines del año 2013. Rasic Hermanos, con dos plantas de faena en el partido bonaerense de Ezeiza, además de granjas de reproductores en la región, comenzó a tener problemas económicos cuando acumulaba una deuda cercana a 1.200 millones de pesos.

En 2014 se presentó a convocatoria de acreedores. Ese año la empresa avícola emitió cheques sin fondos por 43 millones de pesos y para junio comenzó con una serie de despidos que ascendieron hasta los 1300 empleados. El sindicato de la alimentación, en respuesta, paralizó la actividad de las plantas. Ante la gravedad del conflicto, el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria.

En su mejor momento, la firma se convirtió en la segunda avícola en importancia del país, controlando un 13% del mercado interno. En marzo de este año, estuvo a punto de cerrar por más conflictos gremiales que derivaron del intento de sus dueños de reducir un 30 por ciento la plantilla de personal, que sumaba unos 3.000 trabajadores.

El ex gobernador bonaerense Daniel Scioli, tras las gestiones encaradas por su ministro de Seguridad y hombre fuerte de Ezeiza, Alejandro Granados, ordenó intervenir la empresa avícola. Desde el 11 de septiembre la compañía quedó a cargo de un interventor avalado por la Justicia, el dirigente kirchnerista de Quilmes, Daniel Gurzi, quien contó con un fallido salvataje económico de la Provincia.

Durante el mes de noviembre, operarios de la empresa bloquearon en varias oportunidades el tránsito en el centro porteño y en Ezeiza, a raíz de que el gobierno de Scioli dejó de girar fondos para el salvataje tras las elecciones en la provincia. Por su delicada crisis, ese mes circularon videos por las redes sociales en los que miles de pollos recién salidos de sus incubadoras son arrojados dentro de un camión, que los llevó a una zona de descarte.

La explicación de la matanza fue simple: no había alimento balanceado para engordar los pollos. De modo que no crecerán y se volverán comercialmente inviables. Una muestra más de la grave situación de la compañía.

Ya en este año se había generado otro conflicto, que gracias a la intervención del ministerio de Trabajo bonaerense pudo llegar a buen puerto. Por aquel entonces los trabajadores llegaron incluso a cortar las vías del ferrocarril Roca, la Riccheri y el centro porteño.

Incertidumbre sobre el futuro de la empresa

A partir de la reactivación del conflicto, se desconoce qué va a pasar con la empresa. La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, dio un ultimátum a la empresa y los intimó a los dueños de Cresta Roja a que cumplan con un fallo judicial que los instó a buscar una salida a un prolongado conflicto gremial.

“Hay una responsabilidad de los dueños de Cresta Roja. La jueza los intimó para que paguen la deuda o en caso contrario que pongan en venta la empresa. Es un sector al que no le va mal y ha recibido muchísimo apoyo del gobierno nacional. Es momento de que tomen una decisión: o hacen frente a sus obligaciones o buscan otra empresa que se haga cargo”, había dicho la mandataria.

Ayer una parte de los manifestantes marcharon a la Plaza de Mayo, donde delegados de los trabajadores entregaron un petitorio en la Casa Rosada.

“Desde el Ministerio de Trabajo nos dijeron que nos olvidemos de cobrar antes de Navidad”, afirmó Christian Villalba, delegado de la Comisión Interna de la compañía. También explicó “buscan exigir una respuesta inmediata y reclamarle al Estado nacional y provincial una solución definitiva para los trabajadores y la continuidad de la empresa”.

Lo cierto es que el conflicto está lejos de solucionarse y ya el gobierno advirtió, en boca de la vicepresidente Gabriela Michetti, que Gendarmería va a actuar de la misma manera que lo hizo hoy en caso de que vuelvan a cortar la autopista.

infobae.com

Print Friendly, PDF & Email
Compartir