Inicio Grales. Lo operaron, le dejaron parte de un guante adentro y casi pierde...

Lo operaron, le dejaron parte de un guante adentro y casi pierde una pierna

Compartir

Santa Fe

El paciente, un remisero santafesino de 36 años, debió ser intervenido por una fractura semi expuesta de tibia. Ante una grave infección, volvió a cirugía y le encontraron tres dedos de un guante de látex pegados al hueso.

Con la pierna derecha visiblemente infectada, drenando sangre y pus, con fiebre, con desesperación y disconforme con la atención, el paciente Diego Nuñez, un remisero santafesino de 36 años, pidió que lo trasladen de hospital tras más de un mes internado en el Cullen por una fractura semi expuesta en la tibia. Se había lastimado jugando al fútbol con unos familiares.

Al llegar al otro centro de salud, el Hospital Iturraspe, ante el cuadro grave que representaba, fue intervenido quirúrgicamente. Con sorpresa, los cirujanos encontraron parte de un guante de látex pegado al hueso como el cuerpo extraño que generaba la infección que casi le hace perder la pierna.

“Me operaron en el Hospital Cullen, me enyesaron. Con el correr de los días mi recuperación se complicó y volví a que me hagan las curaciones y ya quedé internado y con antibióticos. Debían drenar la zona como parte de la curación pero una enfermera se sorprendió cuando fue a retirar los elementos de drenaje después de 48 horas. Esto te lo tendrían que haber sacado antes, me dijo dándome a entender que fue neglicencia del médico”.

Desde ese día –según le cuenta Diego a Clarín– la herida tomó aspectos de descomposición manifiesto. La familia decidió trasladarlo a otro hospital.

“Menos mal que en el Iturraspe me atendieron rápido si no no me quiero imaginar qué hubiese pasado”. Los médicos del hospital encontraron tres dedos del guante pegados al hueso como el agente externo que le estaba provocando la infección al paciente.

“Podría haber perdido la pierna. No quiero hacer denuncias ni nada legal, lo que quiero es que se conozca esto para que no vuelva a ocurrirle a nadie. Los médicos del Hospital Cullen deberían prestar más atención si eligieron esa profesión. No dejar a los pacientes de lado, como si no les gustara lo que hacen”.

clarin.com

Print Friendly, PDF & Email
Compartir