Rosario aumenta la tensión a pesar del pedido de calma

0
Compartir

La antesala del choque entre Central y Boca se vivió en un clima denso, aunque desde el club canalla se buscó prevenir cualquier acto de vandalismo; la delegación xeneize es custodiada con medidas poco convencionales
RoSARIO.- No hacen falta muchas razones para que un lugar como ésta explote en mil pedazos cuando de fútbol se trata. Sin embargo, lo vivido en el estadio Mario Alberto Kempes, en la final de la Copa Argentina , transformó a la ciudad de la bandera en un hervidero. El triunfo de Boca por 2 a 0 salpicado de irregularidades, con una pésima tarea de Diego Ceballos y Marcelo Aumente, su asistente, provocó un revuelo que se extendió por todos los ámbitos.

La bronca, el dolor por una final desnaturalizada, perdura en el ambiente, varios días después. Como si fuera poco, Boca aparece otra vez en el horizonte: a las 18.15, en el Gigante, en una ciudad custodiada.

Una serie de medidas de prevención poco habituales se puso en marcha para evitar incidentes, una posibilidad latente por la fiebre que se desató en las esquinas centralistas y en las redes sociales. Que hasta incluyeron amenazas para los periodistas que suelen cubrir la información de Boca. “TyC Sports y Radio Mitre me pidieron que no vaya a cubrir el partido del domingo a Rosario”, contó Leandro “Tato” Aguilera, uno de señalados, vía Twitter. También les apuntaron a los jugadores. Hasta se filtraron en las redes sociales imágenes con armas de fuego dirigidas a algunos futbolistas de Boca.

La delegación salió desde la Ribera con el tradicional micro ploteado con el escudo y los colores del club, pero en San Nicolás se realizó una parada técnica para cambiarlo por otro vehículo, que no estuviera identificado con el polémico campeón. Junto a un reforzado equipo de seguridad privada, el micro estuvo equipado con ventanas “antivandalismo”, preparado para sortear eventuales agresiones en la ruta o en las calles de Rosario.

El conjunto xeneize se aloja en el hotel Ros Tower, donde se reunieron unos pocos simpatizantes frenados por vallas. El control seguirá todo el día. Habrá una manga que será empleada cuando los futbolistas lleguen al estadio, con la finalidad de evitar cualquier contacto visual con los simpatizantes locales.

Afortunadamente, en Rosario hubo voces pacifistas. Eduardo Coudet, lejos de la actitud desbordante de furia e insultos, algo más calmo, hizo un culto de la prudencia: “Que cada uno mire al del costado y le transmita tranquilidad. Que no exista nada negativo que pueda perjudicar a Central. Les agradecemos a todos por el apoyo. No nos alcanzó esta vez. Este es el camino para que Central pueda cosechar”.

En la misma sintonía que Coudet, la comisión directiva emitió un comunicado en el sitio web del club,en el que les pidió a los hinchas la mayor responsabilidad: “Cuidémonos entre todos, seamos responsables, verdaderos canallas, unidos, en paz, así seremos invencibles, y seguiremos transitando este camino que necesariamente nos dará muchas alegrías”. En ese pedido, la dirigencia centralista invitó a sus hinchas “a vivir la fiesta única a la que estamos acostumbrados” y a demostrarle “al fútbol argentino que estamos de pie, que este club sí goza de buena salud, que lo nuestro es genuino, que Central está por encima de todo”.

Inquietos por la situación, sólo tres dirigentes viajaron con la delegación a Rosario: Juan Carlos Crespi, José Requejo y César Martucci, que verán el partido en el vestuario. “Les pedí garantías a la policía y a la seguridad de la provincia de Santa Fe, que son los que se tienen que hacer responsables del cuidado de la delegación. Me preocupa lo que pueda pasar”, dijo el presidente Daniel Angelici.

Los antecedentes también juegan. La última vez que Boca visitó a Central fue en septiembre de 2014, por la Sudamericana: desde una tribuna cayó un proyectil que le pegó en la cabeza de Agustín Orion. A pesar de haber sufrido un corte, el partido continuó.

“Le pido a la gente que no haga locuras, que vaya a ver a Central como todo el año. Ése es el mejor regalo que nos podemos dar” (Eduardo Coudet, DT de Central)
“Hay que pedir tranquilidad para todos, el dolor de los hinchas es el nuestro. Cualquier problema que haya, el perjudicado será el club” (Eduardo Coudet, DT de Central)

Fuente: Cancha Llena

Print Friendly, PDF & Email

Comments