Qué es el “infarto isquémico” que sufrió Joaquín Furriel

263
Compartir

Es la forma más frecuente de ACV y se produce por obstrucción de una arteria cerebral. Se da cada vez con más frecuencia en personas más jóvenes, como el actor, de 41 años.

E “infarto isquémico” que sufrió el actor Joaquín Furriel llevó una vez más a preocupar a muchos adultos de mediana edad por la posibilidad de sufrir un ACV. Es que  la edad es uno de los principales factores de riesgo, los cuales se incrementan especialmente a partir de los 70 años. Sin embargo, Furriel tiene sólo 41 años; esto es así porque estas afecciones se presentan cada vez en personas más jóvenes. 

Furriel se descompensó el lunes en el aeropuerto de Ezeiza: al bajar del avión se sintió mareado, tras lo cual sufrió un desmayo que lo dejó internado en terapia intensiva de una clínica porteña.

El ataque cerebrovascular isquémico, también conocido como infarto cerebral, es la forma más frecuente de ACV, según informa el Ministerio de Salud de la Nación. Éste se produce cuando se tapa una arteria y no llega sangre a una parte del cerebro.
Puede ocasionar daños sobre la actividad motora del cuerpo, la palabra, la visión, la actividad psíquica e incluso llevar a la muerte.

El doctor Andrés Barboza, jefe de la unidad de Neurología del hospital Central, explicó que se habla de isquemia cuando se tapa un vaso sanguíneo y deja una parte del tejido cerebral sin irrigación.

El especialista mendocino dijo que si es extenso puede llevar a la muerte, pero hay algunos de estos ACV que son transitorios y no tienen mayores consecuencias. Éstas dependerán de la localización y de la extensión, pero es fundamental recibir atención lo antes posible para atenuarlas.

“En personas más jóvenes uno empieza a buscar factores de riesgo que no son los habituales. Hay que estudiar el corazón o alguna predisposición genética”, consideró Barboza.

El tabaquismo, la hipertensión arterial, una dieta inadecuada, sobrepeso, colesterol y triglicéridos elevados, ciertos medicamentos, el sedentarismo y predisposición genética -como la trombofilia- son los principales predisponentes, muchos de los cuales son evitables.
Algo en lo que debe hacerse hincapié dado que este tipo de accidentes es la principal causa de invalidez en adultos y adultos mayores, según detalla el Ministerio de Salud.

Existe además otro tipo que es el ACV hemorrágico, que ocurre cuando se rompe una arteria dentro del cerebro y provoca una hemorragia.
Como suele ocurrir en estos casos, tras el accidente de Furriel aparecieron las conjeturas, entre ellas la posibilidad de que tantas horas de vuelo y quietud en el asiento del avión (venía de España) hayan sido una probable causa. Por ello, muchos recomiendan en esos casos levantarse a caminar periódicamente.

Para Barboza, “en las personas que están mucho tiempo quietas puede darse una trombosis venosa profunda, que es cuando se forman trombos en las piernas pero eso tiene que ir al corazón y de allí pasar al cerebro. Es decir, para que esto ocurra deben darse una sumatoria de cosas, no es que un viaje en avión pueda provocarlo”.

El médico recomendó la realización de controles periódicos de la salud, especialmente a partir de los 40 años, para detectar posibles factores de riesgo. Lo que suele ocurrir es que las personas jóvenes no los realizan porque se sienten bien y se consideran sanas.
Por eso debe realizarse una actividad física regular y moderada, controlar el déficit de magnesio y prevenir con medicación las trombosis y embolias cerebrales.

Se recupera y pasó a una sala común

Furriel fue trasladado ayer de terapia intensiva a una habitación común al haber presentado una evolución favorable, informaron allegados al actor.

Protagonista de la tira “Entre caníbales”, emitida por Telefé, fue internado el lunes en la clínica Los Arcos, luego de que se desmayara en el aeropuerto de Ezeiza al llegar a Buenos Aires procedente de España.

El estado de salud del actor “está totalmente controlado y permanecerá 48 horas en observación para que el cuerpo médico pueda realizar todos los estudios necesarios”, informó su oficina de prensa en un comunicado. De todos modos, Furriel se encuentra estable y no presenta ningún daño o secuela que pueda impedir el desarrollo de su vida normal y cotidiana.

Cómo detectarlo

Que la atención llegue lo antes posible ante un cuadro de ACV es crucial para evitar o atenuar posibles consecuencias.
Como cada segundo cuenta hay que conocer los síntomas. El ministerio  de Salud de la Nación detalla que puede sospecharse ante la aparición brusca de:

– Vértigos
– Dificultad para hablar
– Piernas o brazos entumecidos o adormecidos
– Entumecimiento o adormecimiento de la cara
– Dolor de cabeza intenso y no habitual
– Dificultad para caminar
– Pérdida súbita de la visión de un ojo, o visión borrosa o limitada
– Mareos
– Dificultad para manejar los brazos o coordinar los movimientos
– Confusión general

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments