Los jueces que investigarán la denuncia sobre escuchas ilegales

1700
Compartir

Las presentaciones de las diputadas Alonso y Bullrich fueron radicadas en los tribunales de la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires. La primera cayó en el juzgado de Sebastián Casanello y la segunda quedó en manos de Emilio Ramón Canicoba, hijo de Rodolfo Canicoba Corral.

Emiliano Ramón Canicoba quedó a cargo de la causa luego de que la jueza Sandra Arroyo Salgado se excusara por integrar la lista de los espiados. Por su parte, Canicoba lleva pocos meses como titular de un juzgado federal de San Martín. El magistrado juró el pasado 30 de junio y algunos atribuyen su rápido ascenso a la relación de su padre, el juez Rodolfo Canicoba Corral, con el Gobierno Nacional.

Jura de Emiliano Canicoba ante las autoridades judiciales. Fuente:  Prensa Consejo de la Magistratura
Jura de Emiliano Canicoba ante las autoridades judiciales. Fuente: Prensa Consejo de la Magistratura

Canicoba Corral en más de una oportunidad falló a favor del gobierno en causas polémicas. Entre ellas puede citarse el sobreseimiento de Cristina Kirchner en 2012 en una causa por enriquecimiento. En 2014 fue uno de los magistrados que avaló el Memorándum de Entendimiento con Irán y se opuso duramente a la denuncia de Nisman sobre un presunto encubrimiento en el atentado a la AMIA.

Este año también eximió a la presidenta de culpas por los delitos de abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público, de los que estaba acusada por haber designado en octubre de 2014 al hombre de Kicillof, Cristian Alexis Girard, al frente de la Comisión Nacional de Valores. Actualmente, está al frente de la causa que investiga al fallecido fiscal Nisman, a su familia y al informático Diego Lagomarsino por sobornos y enriquecimiento ilícito.

Por su parte, la denuncia presentada en Capital Federal cayó en manos de otro magistrado vinculado al kirchnerismo: el juez Sebastián Casanello, quien también está a cargo de investigar la Ruta del Dinero K, una causa que hay presentado muy pocos avances y donde fue muy criticado por la lentitud con la que se realizaron los allanamientos a las oficinas de Lázaro Báez.

En cuanto a la denuncia por espionaje, el juez dictó el secreto de sumario aunque, mediante una entrevista radial, cuestionó a las diputadas denunciantes y dijo que «no ratificaron la denuncia ni presentaron la documentación». «Es como espiar y tocar el timbre, el sentido es que sea sorpresivo. El que anuncia que va a allanar es tonto o tiene dobles intenciones», agregó, no obstante aseguró que se ya ordenaron «las primera medidas instructorias».

Además, el juez manifestó su sorpresa ante la repercusión mediática de la denuncia y no ocultó cierta molestia al respecto: «La denuncia se hizo cerca del mediodía sin mayores precisiones que las que están en los portales, y sin documentación. Pasaron un par de horas y empiezan a llamar los periodistas, que me dicen que tenían la denuncia y un listado. Ese listado no lo tuvimos y no lo tenemos», se quejó el magistrado.
Casanello explicó que «lo que suele suceder es que quien denuncia va a la Cámara, esperan el sorteo, y luego en el mismo momento va al juzgado que salió sorteado y ahí ratifica la denuncia», aunque subrayó que «en este caso, a pesar del tenor de la denuncia, no hubo ratificación de la denuncia».

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments