Fuerzas federales volverán al sur de nuestra provincia

207
Compartir

Lo anunció el gobernador Antonio Bonfatti, tras una reunión con representantes de entidades gremiales. “No se trata de pedir 100 ó 200 agentes más, sino de seguir profundizando acciones para tener una cobertura mayor en el territorio”, dijo Galassi.

Después de una reunión con representantes de 50 entidades gremiales de Rosario, que amenazaban hacer un paro por la inseguridad, el gobernador Antonio Bonfatti anunció que desde el lunes, 2.000 efectivos de las fuerzas federales patrullarán las calles de Rosario y Villa Gobernador Gálvez.

El anuncio del gobernador se concretó después de que el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, arribara a Rosario esta semana y ayer se trasladara a la ciudad de Santa Fe, con actividades en las que se entremezcló la campaña electoral a favor del candidato del Frente para la Victoria Daniel Scioli y los operativos de seguridad.

Es la tercera vez que se anuncia el arribo de efectivos de fuerzas de seguridad nacionales. La primera fue en el marco de lo que el propio Berni denominó “desembarco pacífico” el 9 de abril de 2014, cuando unos 2.500 gendarmes, prefectos y policías federales llegaron a la ciudad y el primer día allanaron 69 búnkeres de venta de droga. Los uniformados estuvieron hasta fines de diciembre.

Luego, a fines de mayo, Berni anunció que retornarían unos 600 efectivos a Rosario y se destinarían 300 a la ciudad de Santa Fe. Ocurrió después de las Paso provinciales y antes de las generales del 14 de junio. Y se presentó ante los medios que había sido por gestiones del candidato del Frente para la Victoria Omar Perotti.

El martes pasado, Berni adelantó que la administración nacional iba a prestar “colaboración” y “apoyo” para un plan de seguridad que iba a anunciar Bonfatti a su regreso de un viaje por Italia. El autodenominado “plan de seguridad” que se anunció consistió en que arribarán efectivos de la Policía Federal a Rosario y gendarmes a Villa Gobernador Gálvez.

El ministro de Gobierno, Rubén Galassi, se molestó cuando le preguntaron cuántos agentes llegarían y evitó dar precisiones. Se supo que serán unos 700 y que se sumarán a los 1.300 que según las autoridades patrullan la ciudad. Un grupo de gendarmes será destinado a Villa Gobernador Gálvez.

“No se trata de pedir 100 ó 200 agentes más, sino de seguir profundizando acciones para tener una cobertura mayor en el territorio. El Ministerio de Seguridad ha diagramado un operativo que desde el lunes va a arrojar mayor presencia dada por el incremento de Policía Federal. Y la Gendarmería se queda para reforzar el patrullaje en puntos neurálgicos”, señaló Galassi. Sostuvo también que “los efectivos van a estar trabajando hasta fin de año, y es intención del gobernador electo Miguel Lifschitz de plantear que sigan en 2016”.

En la reunión, Bonfatti trató de contextualizar el anuncio con otras medidas que lleva adelante el gobierno provincial, entre las que mencionó el plan Abre y las reformas en el sistema procesal penal y los cambios en la Policía. “Desde noviembre de 2012 existe un plan de seguridad y hoy se está adecuando para el abordaje del delito que va mutando todos los días. En lo que va del año, la policía ha detenido a 30 mil personas”, advirtió el gobernador.

En el salón principal de la sede de la gobernación de Rosario estuvieron sentados en ronda los funcionarios del gobierno, encabezados por Bonfatti, la cúpula de la Policía provincial; miembros del Poder Judicial, entre los que se encontraba el presidente de la Corte Suprema, Roberto Falistocco; el fiscal regional, Jorge Baclini, y el fiscal general de la provincia, Julio De Olazábal. También participó el presidente de la Cámara de Diputados, Luis Rubeo. No concurrió al cónclave el gobernador electo Miguel Lifschitz, algo que reclamaban los sindicalistas. El senador provincial se encontraba ayer a la tarde participando de un panel de gobernadores en el coloquio de Idea en Mar del Plata.

Galassi contó que fue el propio Berni quien dispuso que el mayor peso del refuerzo sea de la Policía Federal y no de gendarmes. Los efectivos empezarán a instalarse desde hoy y el lunes se desplegarán por barrios y determinados puntos críticos como la terminal de colectivos, hospitales y La Siberia.

“La Federal está más capacitada para la seguridad ciudadana y la prevención del delito. La idea ahora es que se incremente el parque automotor para el patrullaje. Circularán por toda la ciudad, con prioridad en las zonas rojas del delito y de más denuncias al 911. Gendarmería trabaja más en operativos en puntos fijos”, explicó el ministro de Gobierno, que hizo de vocero de la reunión. Bonfatti no habló con los medios de prensa.

Tras el acto, los representantes de las organizaciones gremiales consideraron como “satisfactorio” el encuentro. Pero se mostraron cautos. El anuncio sirvió para descomprimir la posible medida de fuerza que analizaban los sindicatos en el marco de una mesa multisectorial. Un paro en reclamo de seguridad se iba a transformar en una medida inédita.

Las opiniones desde el plano gremial transitaron por la cautela. Matías Layús, secretario de La Bancaria Rosario, indicó que “desde el punto de vista institucional la reunión fue satisfactoria. Están involucrados los tres poderes del Estado. Fue un marco apropiado para abordar un tema sensible para la sociedad”.

Juan Nucci, del gremio de los Empleados Judiciales, remarcó que “éste es el inicio de un programa, la solución no es la militarización. Este fue un paso, y los resultados los vamos a ver en el tiempo. Como movimiento obrero vamos a seguir evaluando el tema”.

ellitoral.com

 

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments