Los árbitros quieren un “bozal” para los jugadores y los técnicos

212
Compartir

“No corresponde que nos condicionen y nos falten el respeto”, dijo Miguel Scime, director de Formación Arbitral.

Los árbitros están cansados de las protestas de jugadores y técnicos. Y pusieron un límite. Tal cual adelantó Clarín en su edición del martes, ayer se reunieron en el predio de Ezeiza con Miguel Scime, director de Formación Arbitral, para establecer una nueva postura de cara a la próxima fecha: tolerancia cero ante la conducta violenta y el reclamo desmedido de los protagonistas. Pero no sólo no aceptarán pataleos después de sus decisiones. Están dispuestos a poner un “bozal” mediático para futbolistas y entrenadores que busquen condicionar su trabajo. Y cuentan con el respaldo del presidente de la AFA, Luis Segura, quien no sólo formó parte de la cumbre informativa; además, les aseguró que el Tribunal de Disciplina actuará con severidad para terminar de una buena vez con las quejas masivas.

“A los árbitros se los instruyó para que no haya presiones, porque está totalmente prohibido. Nos cansamos de la protesta. Me parece perfecto que los jugadores o técnicos puedan expresarse, pero no corresponde que nos condicionen, nos falten el respeto o no nos dejen hacer nuestro trabajo”, le dijo Scime a Clarín. Hoy, les repartirán a los capitanes de los clubes una circular en la cual aseguran que aplicarán el artículo 157 del Reglamento de Transgresiones y Penas por el que se castigará con una sanción de dos meses a tres años al jugador que manifieste públicamente, por cualquier medio: “Expresiones injuriosas, agraviantes, ofensivas, maliciosas, tendenciosas o insidiosas, contra clubs, dirigentes de los mismos, árbitros, jugadores y personal técnico (…), ya sea con motivo de campeonato, o partidos oficiales o amistosos que se disputen en el país, organizados o autorizados por la AFA u otra entidad extranjera y siempre que los infractores estén bajo la jurisdicción de la Asociación del Fútbol Argentino”. A partir de ahora, los futbolistas tendrán que morderse los labios porque los jueces no sólo tendrán la posibilidad de redactar un informe después de cada partido; la Dirección de Formación Arbitral (DFA) podrá reunir pruebas (videos, audios y recortes de diarios) para denunciar ante el Tribunal de Disciplina cualquier “incorrección dialéctica”.

La gota que rebasó la paciencia de la conducción del referato fueron los reproches y empujones que recibió Germán Delfino el sábado, cuando cobró correctamente el penal de Matías Caruzzo sobre Marco Ruben. Ese fue uno de los 20 videos que se emitieron en la sala de conferencias de prensa del predio de Ezeiza, que contó con la presencia de 52 árbitros y asistentes de Primera División y B Nacional.

Según le confió a este diario un referí que participó de la cumbre, la idea es aplicar el sentido común: “No vamos a ser los nuevos Castrilli y sacar tarjetas por el simple hecho de una protesta, pero vamos a ser menos tolerantes”. Las directivas fueron concisas. Pondrán atención en el juego brusco grave. Y ya no permitirán desaprobaciones con palabras o acciones ni dejarán que los jugadores empleen lenguaje ofensivo, grosero u obsceno y/o gestos de la misma naturaleza. Ni dentro ni fuera de la cancha. Deberán ser monjes tibetanos. Y los árbitros tendrán que afinar la puntería con sus decisiones, claro.

clarin.com

 

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments