El peor final: Evelyn apareció muerta en un cañaveral

263
Compartir

Tenía el rostro desfigurado y las autoridades policiales y judiciales refirieron que la data de muerte es de dos semanas. La encontraron dos chicos en 12 y 170. El lugar ya había sido rastrillado

Esta vez el final fue el peor, el menos deseado. Esta vez no hubo rueda de prensa como semanas atrás para informar sobre la aparición en vida y en buen estado de Rut Ávila Zambrano, la estudiante de Ingeniería de la UNLP que estuvo un mes en Capital Federal sin avisarle a nadie. Esta vez la historia es diferente y hay lágrimas detrás.

Evelyn Antonella Herrera, la adolescente de 17 años que salió de su casa de Berisso hace dos semanas para dirigirse a la escuela Media Número 1 a la que asistía, fue hallada, pero fue hallada sin vida. Pese a los eternos rastrillajes llevados a cabo por la Policía de la Provincia de Buenos Aires, paradójicamente su cuerpo fue encontrado por dos chicos de unos 14 años, en el interior de un cañaveral ubicado en 12 y 170. Nada menos que a 300 metros de la comisaría Primera de Berisso y del CPC del mismo partido. Los jóvenes se internaron en el lugar y se toparon con la dantesca escena.

Evelyn estaba tirada sobre el pasto con la misma ropa con la que desapareció, boca arriba, la pierna izquierda extendida en su totalidad y la derecha flexionada. La mano izquierda descansaba sobre su torso y tenía el rostro vuelto hacia la derecha. Y esta fue la peor visión que tuvieron los nenes, los familiares que reconocieron el cadáver y los mismos agentes policiales. “El rostro se encontraba en avanzado estado de descomposición, con presencia de fauna cadavérica y comido por alimañas”, contó el superintendente de La Plata, Berisso y Ensenada, comisario Francisco Rupnik.

Contradicciones

Trama Urbana se enteró del hecho inmediatamente fue encontrado el cuerpo y se dirigió a la escena del crimen. De las tres de la tarde hasta las cinco, todos los presentes y hasta altos funcionarios de la fuerza, en off, admitían que se trataba de un homicidio. Voces expertas conjeturaban que Evelyn había sido depositada en ese lugar luego de encontrar el deceso en otro, y arriesgaban con la data de la muerte: “48 horas como mucho”. Y se basaban en eso en un dato clave: la mano izquierda de la joven, la única porción del cuerpo más allá de la cara a la intemperie, se encontraba en buen estado. El rostro fue atacado por animales y sufrió la descomposición, pero no así su mano y ese hecho llamó poderosamente la atención. Sobre todo porque fue Rupnik quien afirmó lo que ocurrió con la cara de la joven, ya que al principio se hablaba de que había sido “quemada”. En todo momento el fantasma del homicidio rondó por el lugar, aunque luego fue desechado por la máxima autoridad policial.

“La posición del cadáver indica que estaba en paz. No se encontraron lesiones ni rastros de sangre en la zona”, describió el profesional, y descartó un posible estrangulamiento “porque no tiene heridas en el cuello”; sin dudas, un afirmación arriesgada teniendo en cuenta el estado del rostro y la ausencia (hasta ese momento) de la operación de autopsia. Además, estableció que “en el lugar había una carta, escrita por Evelyn, aunque nos vamos a reservar su contenido. Sí podemos decir que tenía problemas psicológicos, sobre todo desde el fallecimiento de su padre”, ocurrido en diciembre del pasado año. Por último, aseveró que Evelyn llevaba muerta “dos semanas, desde el día que desapareció” y que su cuerpo no se encontró porque estaba en una zona “inhóspita y alejada 200 metros para adentro”. No despidió olor nauseabundo “por la humedad del lugar” y se mostró convencido al comentar que la causa de la muerte se debió a que “tomó algo, algún veneno, que se va a determinar con el pull de vísceras (durante la autopsia)”.

“La autopsia va a hablar”

Marcelo Martini, fiscal en turno, se acercó al lugar y dirigió la investigación de cerca. Alrededor de las 17 se marchó junto a su asistente y, en declaraciones a la prensa, fue más cauto que Rupnik. “La autopsia va a hablar. Lo que puedo decir es que no había signos de violencia, ni en el lugar ni sobre Evelyn; no había, tampoco, rastros de sangre”. Y dijo que el cadáver no se descompuso como lo debió haber hecho teniendo en cuenta la posible data de muerte el mismo día que desapareció (dos semanas) “porque estaba en un microclima”, haciendo referencia a lo mismo que diría minutos después el superintendente de La Plata, Berisso y Ensenada: apareció en un lugar húmedo y frío, lo que ayuda a retardar el proceso de la putrefacción. De hecho, ayer fue un día invernal, con temperaturas gélidas y viento sur (y una leve llovizna durante el operativo), pero no hay que pasar por alto que la semana pasada fue primaveral y soleada.

En el lugar trabajaron agentes de la DDI, de Defensa Civil y de la Policía Científica. Estos últimos en un momento bajaron de la camioneta una serie de palas, lo que llevó a pensar que el cuerpo podría llegar a estar enterrado, algo que finalmente no sucedió. Sobre la posibilidad de que hubiera ingerido alguna sustancia que le quitó la vida, un vocero de la fuerza le narró a este medio que “aparentemente habría tomado Ortal, que es un veneno para hormigas”.

Rastrillaron el lugar y no la vieron

Evelyn desapareció el 18 de septiembre, cuando salió de su casa de 12 entre 150 y 151 para ir hacia el colegio. Allí nunca llegó y desde ese día su familia denunció el caso. En las dos semanas transcurridas, se llevaron a cabo “60 rastrillajes”, según Rupnik, en Berisso y nuestra ciudad. En ninguno se lo halló. Aunque tal vez lo más llamativo sea el hecho de que en el cañaveral donde fue encontrada se hicieron otras “tres búsquedas” y 15 por esa zona. Una fuente de Defensa Civil no sólo avaló el dato, sino que fue más allá: “el último rastrillaje en este lugar fue el pasado viernes”.

¿Cómo es posible que no la hayan encontrado, si es que allí se la buscó y según afirmaron llevaba muerta en el lugar dos semanas? Otro verdad alarmante es que a 300 metros se encuentra la comisaría Primera (donde se labraron las actuaciones) y el CPC Berisso. Por último, si bien la versión oficial indica que la joven se habría suicidado con veneno, llama poderosamente la atención la postura del cuerpo. Las muertes por sustancias tóxicas producen enormes y dolorosos retorcijones en el estómago, que llevan a la víctima a aferrarse el lugar con todas sus fuerzas y desvanecerse en una posición tensa. Nada de eso ocurrió con Evelyn. Su cuerpo apareció, pero las dudas no se disipan.

Berisso necesita un plan integral de seguridad

Por Pablo Swar (*)

Especial para Hoy

La muerte de la joven Evelyn es un hecho que enlutece a todo Berisso, y nos llama a la reflexión.

Para que no tengamos que lamentar otros casos como los de Evelyn, el municipio no puede seguir mirando para otro lado. En ese sentido, es necesario poner en marcha un plan integral de seguridad ciudadana que no solamente sirva para combatir y prevenir el delito, sino que también brinde a las fuerzas de seguridad tecnología y distintas herramientas que permitan intervenir de forma rápida y efectiva ante la desaparición de personas, accidentes y problemas vecinales.

La casta que gobernó la ciudad, en las últimas décadas, nunca tuvo entre sus prioridades la seguridad de los ciudadanos. Por eso, en febrero de este año, tomamos la decisión de presentar un plan integral que incluye aportes de destacados especialistas y que se podría poner en marcha de forma inmediata, con los recursos que actualmente cuenta la municipalidad, siempre y cuando eliminemos la corrupción y el clientelismo.

El plan contempla la colocación de cámaras de seguridad en cada rincón de la ciudad, que estarán conectadas las 24 horas a un centro de monitoreo donde se recibirán y analizarán las imágenes. Esta tecnología resulta de mucha utilidad en casos de búsquedas de personas como los de Evelyn. Cabe destacar que, en la última década, la actual gestión comunal sólo instaló unas cuantas cámaras que, para colmo, no funcionan.

A su vez, el plan que diagramamos prevé instalar puestos de control policial en los accesos a Berisso para supervisar el ingreso y egreso de vehículos durante todo el día. Los puestos de control, con personal municipal y efectivos de la Policía Local, también se instalarán sobre la avenida Montevideo, y en cercanías a establecimientos educativos. Estamos convencidos que, con coraje y decisión política, podemos cambiar la historia en Berisso.

(*) Candidato a intendente del frente vecinal Vamos

Fuente: Diario Hoy

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments