El sangriento final de “Jonita” y Renzo

197
Compartir

Eran los laderos de “Cambicho”. Tenían 17 y 18 años y terminaron asesinados a balazos en ajustes de cuentas.

La historia de Jonathan Avalos y Renzo Miño es tan breve como parecida. Los dos están mencionados en la causa que finalizó con la condena de Elías “Cambicho” Cáceres. Los dos, aún adolescentes, formaban parte del grupo de laderos más sangrientos que tenía su banda. Y los dos cayeron alcanzados por las balas, en un submundo sangriento del que no pudieron escapar con vida.
“Jonita” Avalos convivió desde chico con el delito. Eso lo convirtió en un personaje temido en un sector de la zona sur de Rosario. Estuvo involucrado en al menos dos de los homicidios por los que fue juzgado Cáceres. “Tirale, matalo”, alcanzó a decirle el pibe a “Cambicho” antes de que éste le disparara a Jonatan Fernández, su primera víctima fatal, en enero de 2011.
El detalle del relato pertenece a la pareja de Fernández, quien tiempo después abandonó el barrio. “Luego de ocurrido el hecho fui amenazada de muerte y también mi hija por parte de Jonathan Avalos y por tal motivo me mudé del lugar y no fui más por barrio Las Flores”, declaró F.R.
G.B., el amigo de Fernández que estaba con él en la plaza cuando lo mataron, también fue amenazado por “Jonita”. “Iba caminando con mi hijo y me disparó”, relató ante la Justicia.
“Jonita” fue también quien disparó contra la casa de Sanabria pocas horas antes de que Cáceres lo asesinara, en junio de 2011. La víctima había cometido la osadía de cuestionarle a “Los Cambichos” el robo de una moto que pertenecía a una amiga suya. “Ahora aguántense lo que se venga”, le dijo Avila a Carina, la hermana de Sanabria, después de balear la casa familiar. No era una amenaza, sino el anticipo de un nuevo crimen.
En ese mismo junio de 2011 a “Jonita” le pegaron un tiro en el cuello, pero sobrevivió. Exactamente un año después cayó alcanzado por dos disparos: uno en el pecho y otro en la cabeza. Tenía 17 años. Lo ejecutó Sergio “Pototo” Portela, un joven al que él había baleado tiempo atrás y que era otro “pesado” de la zona sur: en 2012 fue señalado por cometer cuatro homicidios en apenas 52 días.
Renzo Miño, otro de los jóvenes laderos de Cáceres, fue involucrado por testigos en el homicidio de Juan Castro, en Villa Gobernador Gálvez, en octubre de 2011. La novia de la víctima dijo que el adolescente se bajó de una moto y disparó junto a “Cambicho”. Fueron 13 tiros en total.
La chica declaró y la pasó mal. “Las familias de Miño y de Cáceres me están amenazando. Me tuve que ir de Gálvez. Ahora vivo en otro lado”, declaró en el juicio contra “Cambicho”.
Renzo estuvo detenido en el Instituto de Recuperación del Adolescente de Rosario (Irar) por el crimen de Castro. En agosto de 2012, dos meses después de ser liberado, fue asesinado. Dos muchachos lo fueron a buscar a la puerta de su casa, en Villa Gobernador Gálvez, para saldar viejas cuentas. Lo mataron de un disparo en el pecho. Tenía 18 años.

Fuente: Clarin

Print Friendly, PDF & Email

Comments