Inicio Cables del Vaticano Privilegiar una solución compartida para los prófugos sirios e iraquíes

Privilegiar una solución compartida para los prófugos sirios e iraquíes

Compartir

VATICAN INFORMATION SERVICE
AÑO XXV – N° 154
FECHA 11-09-2015

Sumario:
– Audiencia al Presidente de Serbia: Privilegiar una solución compartida para los prófugos sirios e iraquíes
– El Papa agradece a los Claretianos su trabajo misionero y les invita a expresar la maternidad de la Iglesia, madre misericordiosa
– La cuestión del clima es una cuestión de justicia
– Cardenal Vingt-Trois, enviado especial del Papa en Créteil
– Audiencias

___________________________________________________________

Audiencia al Presidente de Serbia: Privilegiar una solución compartida para los prófugos sirios e iraquíes

Ciudad del Vaticano, 11 de septiembre de 2015 (Vis).-En la mañana de hoy, 11 de septiembre, el Santo Padre Francisco ha recibido en audiencia a Tomislav Nikolic, Presidente de la República de Serbia, que sucesivamente ha encontrado al cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado, a quien acompañaba el arzobispo Paul Richard Gallagher, Secretario para las Relaciones con los Estados.

Durante las conversaciones, transcurridas en un clima cordial, se han constatado las buenas relaciones entre la Santa Sede y la República de Serbia y se han tratado temas de interés común concernientes a las relaciones entre la comunidad eclesial y la civil, con una referencia particular al diálogo ecuménico y a la aportación de la Iglesia Católica al bien común de la sociedad serbia.

A lo largo de los coloquios se ha hablado también del camino de Serbia hacia la plena incorporación a la Unión Europea, así como de algunas situaciones de carácter regional e internacional, entre las cuales la condición de los prófugos y de los refugiados sirios e iraquíes y la importancia de privilegiar una solución compartida de la crisis en curso.

___________________________________________________________

El Papa agradece a los Claretianos su trabajo misionero y les invita a expresar la maternidad de la Iglesia, madre misericordiosa

Ciudad del Vaticano, 11 de septiembre de 2015 (Vis).-”Testigos y mensajeros de la alegría del Evangelio” ha sido el tema del Capítulo general de los Misioneros Hijos del Corazón Inmaculado de María (Claretianos), a quienes el Papa ha recibido esta mañana en audiencia en la Sala del Consistorio. Reproducimos a continuación amplios fragmentos del discurso que el Pontífice entregó a los participantes en el Capítulo general, a los que también se dirigió improvisando unas palabras.

”Testigos”, -escribe el Santo Padre comentando el título del encuentro- porque la alegría no se puede comunicar si no está presente y profundamente enraizada tanto en la propia vida como en la de la comunidad. ”Mensajeros”, porque lo bueno hay que compartirlo y al compartirla la alegría se purifica y se multiplica, haciéndose verdaderamente ”evangélica”.

”¿Cómo han encontrado la Congregación en el análisis capitular? En este ejercicio de discernimiento, ¿Cómo les ha interpelado la voz del Espíritu?” se pregunta Francisco añadiendo que un camino muy seguro para discernir sus llamadas ”es situarse a la escucha en las diferentes periferias de nuestro mundo. En ellas su voz resuena con mayor claridad. Esto es todavía más importante para una Congregación misionera como la de ustedes”.

Después recuerda que con motivo del Año de la Vida Consagrada, que se está celebrando, había enviado una carta a todos los consagrados y consagradas invitándoles a mirar al pasado con gratitud, vivir el presente con pasión y abrazar el futuro con esperanza y explica a los Claretianos cómo debían responder a esa invitación.

”Hacer ”memoria agradecida del pasado” -señala- es dar gracias a Dios por el testimonio de muchos de sus hermanos que, sostenidos por su fe, vivieron con profundo gozo su vocación – algunos de ellos hasta el martirio -. Es también, reconocer la misericordiosa mano del Señor que a pesar de nuestra debilidad y nuestra inconstancia sigue obrando maravillas en medio de su Pueblo. ”Vivir el presente con pasión” es fundamentar su programa misionero en el espíritu de san Antonio María Claret que puso como lema en su escudo episcopal el Caritas Christi urget nos. Amar como amó Jesús debe interpelar cada una de nuestras opciones vitales y pastorales.”Abrazar el futuro con esperanza”, significa no dejarse arrastrar por el desánimo. No tener miedo. Es el Señor quien envía. Pongan siempre los ojos en quienes esperan el anuncio, en quienes necesitan de Su testimonio para sentir la presencia misericordiosa de Dios en sus vidas”.

El Obispo de Roma da las gracias a los miembros de la congregación por su vida y su trabajo misionero, pidiéndoles también que llevasen su saludo a todos y cada uno de sus hermanos ”en particular a quienes, por la enfermedad o por la edad avanzada, colaboran ahora con su oración y su testimonio a la misión congregacional”.

”San Antonio María Claret, como fundador, les dio un bello título: ”Hijos del Corazón de María” -concluye el Pontífice- Dejen que todas las dimensiones de sus vidas estén profundamente marcadas por esta ”cordialidad”, que inspiró a María el hermoso canto del Magnificat; y expresen la maternidad de la Iglesia, madre misericordiosa, que nunca se cansa de esperar, acompañar y perdonar”.

___________________________________________________________

La cuestión del clima es una cuestión de justicia

Ciudad del Vaticano,11 de septiembre de 2015 (Vis).-La Sala Clementina ha sido esta mañana el lugar del encuentro del Santo Padre con trescientos participantes en la reunión promovida por la Fundación para el Desarrollo Sostenible ”Justicia ambiental y cambios climáticos”, a la que han asistido representantes significativos de la religión y la política, la actividad económica y la investigación científica en diversos sectores, las organizaciones internacionales y los que participan en lucha contra la pobreza.

”No podemos olvidar las graves consecuencias sociales del cambio climático -afirmó el Papa en el discurso que les dirigió- son los más pobres los que padecen las peores consecuencias. Por eso… la cuestión del clima es una cuestión de justicia; y también de solidaridad, que no puede separarse nunca de la justicia. La ciencia y tecnología ponen en nuestras manos un poder sin precedentes: es nuestro deber hacia la humanidad y en particular para las generaciones más pobres y futuras, usarlo para el bien común.”

”¿Conseguirá nuestra generación ser recordada por haber asumido con generosidad sus graves responsabilidades ? – se preguntó – Aún en medio de las muchas contradicciones de nuestro tiempo, tenemos razones suficientes para nutrir la esperanza de ser capaces de lograrlo. Y debemos guiarnos por esta esperanza. En el cumplimiento de esta tarea, desearía que cada uno de vosotros sintiera el gusto de participar en acciones que transmiten la vida. La alegría del Evangelio también habita aquí”.

Todos estamos llamados en primera persona a ser responsabies y solidarios, a defender nuestra dignidad como personas y ciudadanos del mundo ”en virtud del papel que ocupamos en la familia, en el mundo del trabajo, de la economía y la investigación, en la sociedad civil y las instituciones”., pero sin sacar de la manga ”recetas improbables” porque ninguno las tiene, sino más bien aportando al diálogo cuanto se ha aprendido. ”A todos se nos pide una contribución para lograr un resultado que sólo puede ser el fruto de un esfuerzo conjunto. El gran enemigo, en este aspecto, es la hipocresía, subrayó el Pontífice.

Para ello, ese diálogo necesita inspirarse en una visión ”tan transparente como amplia, y proceder según un enfoque integral, pero también participativo, incluyendo a todos los interesados, también a los que fácilemente permanecen al margen de los procesos institucionales”. Francisco dirigió en este sentido una apremiante invitación a hacer todo lo posible ”para que en las mesas en las que se busca resolver la única y compleja crisis socio-ambiental puedan hacer oir su voz los más pobres entre los países y entre los seres humanos: También este es un deber de justicia ambiental. Frente a la emergencia del cambio climático y con la vista puesta en los acontecimientos cruciales de los próximos meses – la aprobación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas a finales de este mes y, especialmente, la COP 21 en París al principio de diciembre -, propongo que este diálogo se convierte en una verdadera alianza para llegar a acuerdos ambientales globales realmente significativos y eficaces””.

”En este camino -finalizó- contáis con mi apoyo personal y el de toda la Iglesia, empezando por el de la oración, indispensable. Desde ahora ofrezco al Señor nuestro esfuerzo común, pidiéndole que lo bendiga, para que la humanidad escuche por fin el grito de la tierra -hoy nuestra madre tierra está entre los tantos excluidos que claman ayuda al Cielo. Nuestra madre tierra es una excluída.- de nuestra madre y hermana, y de los más pobres entre los que lo habitan, y la cuidan. De esta manera, la creación se acercará cada vez más a la casa común que el único Padre imaginó como un don para la familia universal de sus criaturas”.

___________________________________________________________

Cardenal Vingt-Trois, enviado especial del Papa en Créteil

Ciudad del Vaticano, 11 de septiembre de 2015 (Vis).-Se ha publicado hoy la carta, escrita en latín y fechada el 11 de agosto, en la que el Santo Padre nombra al cardenal André Vingt-Trois, arzobispo de París (Francia) su enviado especial a la celebración eucarística con el rito de la dedicación de la nueva catedral de la diócesis de Créteil (Francia) que tendrá lugar el próximo 20 de septiembre.

___________________________________________________________

Audiencias

Ciudad del Vaticano, 11 de septiembre de 2015 (Vis).-El Santo Padre ha recibido en audiencia al cardenal Marc Ouellet, PS, Prefecto de la Congregación para los Obispos.

Print Friendly, PDF & Email
Compartir