Diputados anulan decisión de Senado brasileño sobre reforma electoral

98
Compartir

Brasilia, 10 sep (PL) La Cámara de Diputados brasileña derrumbó los cambios realizados en el Senado a una propuesta de reforma electoral y restableció el financiamiento privado de las campañas comiciales. (PLRadio)

Con esta decisión, los parlamentarios restituyeron anoche la polémica propuesta de permitir los aportes de empresas privadas a los partidos políticos durante las contiendas electorales, una medida rechazada por la mayoría de la población, según varias pesquisas de opinión.

Bloques de oposición, apoyados por otros de tendencia de centro izquierda, respaldaron reincorporar un proyecto del diputado Rodrigo Maia, del Partido Demócrata (DEM), que entre otros puntos limita los gastos de las campañas de los candidatos a la presidencia, gobernadores y prefectos, en base al valor declarado en la elección anterior a la entrada en vigor de esta propuesta de ley.

Para la elección del jefe de Estado se deberá desembolsar 70 por ciento de los gastos declarados en una primera ronda y en caso de registrarse otra vuelta electoral, el límite de desembolso será 30 por ciento mayor al previsto anteriormente.

En el caso de las elecciones para senador, diputados estaduales y veedores, el límite será 70 por ciento del mayor de los gastos declarados en la circunscripción.

Para los legisladores federales el proyecto de ley limita el valor de la campaña al 65 por ciento del mayor egreso realizado en la anterior votación.

Según Maia, quedó prohibido que empresas privadas con contratos con prefecturas, entidades estaduales o del gobierno federal puedan aportar fondos a los candidatos de esas instancias.

Las donaciones a las fuerzas políticas nunca podrán superar los 20 millones de reales (más de seis millones de dólares), ni el límite previsto en la ley: hasta el dos por ciento de las ventas brutas de la instancia donadora.

Tras la sanción de esta reforma, restaría su firma por parte de la presidenta del país, Dilma Rousseff, quien se opone al financiamiento privado de las campañas, pero -según analistas- las condiciones actuales no ameritan un agravamiento de los nexos entre el ejecutivo y los diputados.

 

Print Friendly, PDF & Email

Comments