La religión rara vez es parte de las conversaciones en la terapia intensiva

222
Compartir

Por Kathryn Doyle
(Reuters Health) – Un estudio revela que los médicos y otros
profesionales de la salud conversan sobre la religión o la
espiritualidad en menos del 20 por ciento de las reuniones con
familiares de pacientes internados en una unidad de terapia
intensiva (UTI).
Para muchos pacientes y sus familias, la religión y la
espiritualidad son muy importantes en el final de la vida y
comprenderlo sería “importante para brindar atención respetuosa
del individuo”, dijo el autor principal, doctor Douglas B.
White, de la Facultad de Medicina de la University of
Pittsburgh.
Su equipo utilizó grabaciones para analizar 249 reuniones
entre profesionales de la salud y los responsables designados
para tomar decisiones en nombre de pacientes internados en las
UTI de seis hospitales en el período 2009-2012.
Tres cuartos de los representantes de los pacientes
calificaron la religión o la espiritualidad como algo importante
o muy importante en sus vidas.
La religión o la espiritualidad surgieron en 40 de las 249
conversaciones. Más de la mitad de las veces, los representantes
de los pacientes, y no el médico, propuso hablar del tema, según
publica el equipo en JAMA Internal Medicine.
A menudo mencionaban sus creencias, prácticas o comunidades,
que el médico es un instrumento divino para curar o que la
muerte es el inicio de una nueva vida.
Los médicos solían redireccionar la conversación a temas
clínicos, derivaban a los representantes de los pacientes a
otros profesionales del hospital o expresaban empatía, pero muy
rara vez hacían más preguntas sobre la religión del paciente o
conversaban sobre sus propias creencias.
“Sin importar si el paciente tiene capacidad de tomar
decisiones, los médicos deberían tratar de determinar si las
creencias religiosas y espirituales influyen en el tipo de
atención que consideren que respeta al paciente como individuo”,
dijo White.
“Además, muchos familiares de los pacientes críticos
encuentran paz en sus creencias, por lo que sería útil que los
médicos lo sepan para contenerlos mejor”, añadió.
White señaló que los médicos no abordarían estas cuestiones
aun cuando lo propongan los familiares. Opinó que cuando un
paciente manifiesta una preocupación espiritual, los
profesionales de la salud podrían simplemente empezar a hacerle
preguntas y escuchar con atención.
Que el médico comparta sus creencias religiosas dependerá de
cada situación y en esas conversaciones, según explicó, no
existen las respuestas correctas o incorrectas.
La doctora Tracy A. Balboni y su equipo, del Instituto de
Oncología Dana-Farber, en Boston, escriben en un editorial sobre
el estudio: “Nuestros pacientes y sus familias, que enfrentan
enfermedades graves, suelen convivir con la soledad espiritual
en el entorno hospitalario”.
“Los profesionales de la salud a cargo no tienen en cuenta
las creencias para el bienestar de los pacientes y las
decisiones clínicas. La pregunta sigue abierta: ¿los que
cuidamos a las personas que se están por morir y a sus familias
aprenderemos cómo estar presentes y escuchar?”, finalizaron.
FUENTE: JAMA Internal Medicine, 31 de agosto del 2015

Print Friendly, PDF & Email

Comments