Inicio Grales. DESESPERACION: ¿Puede desaparecer una ciudad? Por las crecidas del río Salado podría...

DESESPERACION: ¿Puede desaparecer una ciudad? Por las crecidas del río Salado podría desaparecer Pila

Compartir

Entre ayer y hoy se esperan los picos más altos en el caudal del río, uno de los más importantes de la Provincia.

El pico de la crecida del río Salado en la provincia de Buenos Aires se aguardaba para ayer y hoy por lo que varias localidades estaban en alertauna de las cuales era Pila, cuyo intendente advirtió que la ciudad cabecera “puede desaparecer totalmente” por el avance del agua.

 

Según explicó el director de Defensa Civil de la Provincia, Luciano Timerman, la crecida del río Salado es “histórica” y se espera que para entre ayer y hoy  llegue “el pico más alto de agua” por lo que la Provincia tiene “montado un operativo de atención”. En tanto, en General Viamonte, en el norte provincial, la Sociedad Rural local estimó que son unas 160.000 las hectáreas afectadas, y en Bragado más de 15.000 hectáreas de campos inundadas.

 

“Hay que tener en cuenta que el agua viene bajando (desde Luján) por el río Salado pasando por ruta 3 y la zona de Belgrano y Roque Pérez, en dirección a Lezama, Chascomús, Castelli y Dolores”, agregó Timerman.

 

  • Pila en peligro de ser tapada por agua

 

Por su parte, el jefe comunal de Pila, situada en esa misma área, advirtió: “el río Salado sigue subiendo, todavía no tenemos el pico aquí, no se está dando contención. No sabemos qué hacer con tanta agua acá. Si esto sigue así, Pila puede desaparecer totalmente”.

 

“Estamos pelando como podemos, es pelear a ocho tanques de infantería con un escarbadientes, no podemos hacer nada. Aguantarnos y chuparnos todo el agua, no sólo los 400 (milímetros) que llovieron acá en Pila, sino todo el agua que vienen por el río Salado. Sería como una contención mandarle todo el agua a Pila”, explicó Walker, en declaraciones a AM 1210.

 

  • El histórico caso de Epecuén

 

El 10 de noviembre de 1985 el agua de una sudestada perforó un terraplén que protegía al pueblo de Epecuén. El agua creció tanto que los habitantes tuvieron que abandonar casas, instituciones y comercios para mudarse de localidad. La mayoría de los pobladores se asentaron en Carhué.

diarioveloz.com

 

 

Print Friendly, PDF & Email
Compartir