Caen 10 empresarios con 50 autos de alquiler, apoyo logístico para bandas de ladrones

441
Compartir

Casi todas localizadas en Pilar, incluso con oficinas en Puerto Madero. Rentaban vehículos de media y alta maga, también celulares y computadoras, a delincuentes, en su mayoría extranjeros. Luego recuperaban todo con contratos truchos.

En base a la investigación de la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción N°14, a cargo de Andrés Madrea, la División Investigación Federal de Organizaciones Criminales de la Policía Federal Argentina detuvo a diez personas señaladas como los responsables de ocho empresas que se dedicaban a alquilar vehículos para cometer delitos.

La investigación comenzó el 13 de septiembre de 2013, cuando un automovilista que había realizado una transacción en una entidad bancaria fue sorprendido por tres personas de nacionalidad colombiana, quienes lo siguieron hasta su domicilio ubicado en Roque Sáenz Peña al 500 y le robaron un maletín con $ 83.000 y una computadora.

Los tres imputados, quienes fueron detenidos por la Policía, se movían en un Renault Logan que pertenecía a la empresa de alquiler de vehículos Keeping Moving Group S.A., ubicada en Pilar. A partir de allí, se pidió a la División Investigación Federal de Organizaciones Criminales de la PFA el entrecruzamiento y el análisis de la información relativa a distintos robos ocurridos desde septiembre de 2013 en adelante, especialmente en los que intervenieran extranjeros con autos alquilados a distintas firmas, pero cuyos contratos de locación no se correspondían con la identidad de los usuarios.

Una vez que los dueños de estas empresas se enteraban que uno de sus autos estaba secuestrado tras un hecho policial, armaban contratos falsos suscriptos por ellos mismos y a nombre del delincuente involucrado, de modo tal que así lograban recuperar los vehículos para volver a alquilarlos a otras bandas, al tiempo que deslindaban su responsabilidad.

Extranjeros. Uno de los colombianos detenido y, atr+as, el fiscal Stornelli, el hecho que le tocó vivir en 2014 sobre la autopista Illia. Ese caso formó parte de la investigación por los autos alquilados.

La investigación permitió establecer que el presidente de Keeping Moving Group, tenía tres socios, quienes a su vez figuraban como propietarios de otras sociedades, entre ellas Gold Rent a Car, con domicilio en un edificio de oficinas del kilómetro 53 del Ramal Pilar de la Autopista Panamericana.

También se determinó que las mismas personas, cambiando en apariencia las conformaciones societarias, figuraban en otras firmas del mismo rubro, como Merco Car Rent, Rent a Car Solutiones, Tigger Rent a Car y Fox Rental Car, las cuales tenían domicilios cercanos al de Keeping Moving Group, en la localidad bonaerense de Pilar.

Asimismo, recientemente inauguraron oficinas en el barrio porteño de Puerto Madero, dado que la casa matriz había sido allanada en busca de contratos apócrifos de alquiler de vehículos, en el marco de otros hechos delictivos cometidos por ciudadanos extranjeros, tal como el que padeció el fiscal federal Carlos Stornelli.

Leé también: Procesaron a la banda de colombianos que atacó a Stornelli

El fiscal Madrea y su equipo lograron establecer que al menos 50 automóviles de media y alta gama, algunos de propiedad de los mismos empresarios detenidos y otros de terceros inversores, se encontraban involucrados en la logística de distintas bandas que cometieron, al menos durante un año, múltiples hechos delictivos en el ámbito de la Ciudad Autónoma y el gran Buenos Aires, bajo las modalidades de “picharruedas”, salideras bancarias y saqueos de casas, algunos de los cuales se caracterizaron por su violencia.

Las tareas de inteligencia encomendadas a la Policía permitieron identificar a los responsables de este singular “servicio”. Por ello, a pedido de la Fiscalía, el titular del Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción N° 46, Jorge De Santo, ordenó al realización de 12 allanamientos simultáneos realizados la semana pasada. Durante los procedimientos, detuvieron a diez personas, al tiempo que también se secuestraron varios vehículos nuevos, decenas de teléfonos celulares, computadoras y documentación de automotores.

Durante la semana pasada, el juez De Santo indagó a los imputados, quienes se negaron a declarar y presentaron sus respectivos pedidos de excarcelación que fueron denegados a pedido de la Fiscalía, dado que se trataba de delitos graves tales como asociación ilícita, la alteración de documentación y el peligro de que se den a la fuga. Se espera para estos días que se resuelva la situación procesal de cada uno de los imputados.

Fuente: Clarín

Print Friendly, PDF & Email

Comments