Señor Movistar, ¿podría atenderme el teléfono?

618
Compartir

Mensajes invasivos, productos impuestos, clink-caja. Nada es casual, todo es parte de un plan demoníaco que deja a los usuarios en un estado de indefensión contra el que poco se puede hacer.

*Por Silvana Barrera

Esta mañana me despertó Movistar con tres mensajes de texto sucesivos.

El primero decía:

 

El segundo decía:

 

 

El tercero decía:

 

 

Demás está decir que jamás dije «SÍ». Pero no importa. En menos de media hora el eficiente servicio de la empresa había resuelto un problema que lejos de responder a una necesidad o interés del usuario (en este caso yo), se enrola en una clara estrategia de las compañías de telefonía celular: sostener líneas de negocio a través de la imposición de una variada cartera de productos invasivos, dejando a sus millones de clientes sin un mínimo margen de acción para recharzarlo. Esto es: sacarles la plata compulsivamente del bolsillo.

Inviable cualquier intento de reclamo razonable. Tanto el *444 como el *611 dan «característica no existente» o directamente no atienden. En la página web de Movistar no aparece un solo número fijo a dónde llamar. Nada es casual, eso también es estrategia.

Eso sí, me encontré con Sofía, un personaje muy simpático que me dijo lo siguiente (léase especialmente el cierre de la charla):

 

 

diarioveloz.com

Print Friendly, PDF & Email

Comments