«Ganar la Copa del 96 fue hermoso, pero no vivo de recuerdos»

199
Compartir

River vuelve a la Libertadores luego de seis años y Gallardo, que la ganó como jugador, es claro. “Estamos ilusionados”, avisa el DT.

Es muy complicado, casi imposible, que el hincha de River no esté en estado de éxtasis. Desde el año pasado, con la obtención del título local y de la Sudamericana, con Superfinal incluida, hasta este 2015 que ya le regaló la Recopa. Sin embargo, hay algo que supera eso y más aún. Se trata de la Libertadores, esa obsesión de la que el Millonario se adueñó en 1996 por última vez, la misma de la que no participa desde hace seis años. El sueño comienza hoy, allá bien alto, lejos del suelo, a casi cuatro mil metros de altura, en el cielo… ¿Podrá tocarlo con las manos? En este contexto, hay alguien que sabe de la importancia del camino que se inicia esta noche porque ya la ganó. Pero Marcelo Gallardo, invicto con competencias internacionales como entrenador de River, tiene los pies bien firmes sobre la tierra. “Tuve la suerte de estar en el plantel que fue campeón por última vez de la Libertadores. Fue hermoso haber ganado la Copa del 96, pero no vivo de recuerdos. Ahora es una etapa nueva”, dice el técnico, el hombre que más conquistas internacionales posee en Núñez: dos como jugador (Libertadores 96 y Supercopa 97) y otras tantas como entrenador (Sudamericana y Recopa).

-Podrías ser el único en ganarla como jugador y como entrenador.

-No me pongo a pensar en eso. Me enfoco en lo que viene y trato de mantener la ilusión que se genera año tras año. Hacía muchos años que River no la jugaba, por lo que estamos ilusionados con eso y con tratar de ser competitivos, de generarnos esa expectativa de llegar a la final.

-¿La idea del recambio es justamente por eso, por la competitividad?

-Tratamos de que todos estén bien porque los voy a necesitar, y no es verso. El semestre pasado ellos comprobaron que todos tuvieron la posibilidad de jugar. Ponzio es un ejemplo: cuando llegamos no tenía lugar y era resistido. En base a sacrificio se convirtió en una pieza clave. Ningún jugador debe bajar la guardia…

-Y ahora, además, vas a tener a los chicos que volvieron consagrados del Sub 20.

-Se destacaron y demostraron que evolucionaron, algo que nos viene bien. Los felicité. Pero ojo que no es lo mismo jugar un Sudamericano que en la Primera de River. Les dije que usen ese envión para seguir creciendo. Tienen que aprender que viven del fútbol.

-¿Creés que hay muchos pibes o futbolistas jóvenes en el plantel?

-No hay apellidos rutilantes como en los 90, en donde vos repasabas un plantel de River y tenías nombres importantes. Estos jugadores se manifestaron a través del trabajo y la solidaridad; y nosotros apuntamos a eso.

-¿En cuánto los perjudica jugar tantas competencias a la vez?

-Tenemos poco tiempo de descanso. Ni con tiempo para festejar contamos. Son pocos los equipos de River que ganaron cosas internacionales. Con el correr del tiempo le iremos dando valor. Pasa que apenas arrancamos el año nos pusimos el chip, que implica la pretemporada, jugar seis partidos y ganarlos por lo que significa el club. Si no, dicen que estás en crisis…

-¿Te molestaron las críticas del verano?

-Soy cauteloso. Mi personalidad es así. Cuando el año pasado se hablaba de cómo jugaba ese River y lo que generaba, yo sabía que esos elogios se podían convertir en crítica. Conozco el medio.

-¿Complica que sea todo tan dinámico?

-Hay que adaptarse a todo; y también hacer malabares… Por ejemplo, ahora hay un torneo de 30 equipos que te obliga a prepararte de acá a un año. Ojo, lo mismo pasa en la Libertadores: te cortan en una instancia de semifinal y vos no sabés qué va a pasar con los mercados europeos. Pero todo sigue, nadie te consulta al respecto.

-¿Con la altura pensás hacer malabares? ¿Les vas a transmitir tu experiencia como futbolista?

-Jugué dos veces en La Paz con la Selección y otra en Sucre. La primera me fue más o menos y la segunda, mal. Pero dejo que cada uno viva su experiencia, no doy detalles ni hablo demasiado para no generarles un trauma.

-¿Juega lo psicológico?

-La idea es que no repercuta en la cabeza, no hay que ahondar en el tema. Más bien hay que tomar las precauciones necesarias y jugar al fútbol.

Gallardo algo jugaba a esto. Y su equipo también lo hace. De eso se trata para no vivir de recuerdos…

BOLIVIA (ENVIADO ESPECIAL).

ole.com.ar

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments