Correr al guanaco: una insólita disputa legal por maltrato animal

681
Compartir

una insólita disputa legal por maltrato animal

 

El economista Lucas Llach organizó “Persiguiendo al guanaco 2015” para fines de mes en Península de Valdés. Es una actividad inusual: correr al animal hasta cansarlo y acorralarlo. Algunas ONG de protección animal se quejaron de la actividad, y desde el Gobierno de Chubut informaron que viola varias leyes. Llach dijo a Infojus Noticias que no será “una cacería”.

Persiguiendo al guanaco 2015” es un evento organizado por Lucas Llach para los días22, 23, 24 y 25 de febrero en la Península de Valdés. Llach es profesor de Economía en la Universidad Torcuato Di Tella, redactor de un blog en el diario La Nación y un activo usuario de las redes sociales.

“Resumiendo el asunto, sería así: para poder cazar con sus propias manos, el cuerpo del hombre evolucionó hasta convertirse en una máquina capaz de correr durante horas, venciendo la resistencia de su presa, a la que termina agarrando una vez que no puede soportar más la persecución sostenida”, dice la convocatoria. El subsecretario de Conservación y Áreas Protegidas de Chubut, Víctor Fratto, le avisó, a través de una carta que hizo pública, que de realizarse la actividad violaría varias leyes. Y le advirtió que habrá un especial monitoreo en la zona para evitar que se haga la persecución. Consultado por Infojus Noticias, Llach dijo que en el evento no habrá “ninguna cacería”.
La directora de Flora y Fauna de Chubut, Silvana Montanelli, anunció que “está totalmente prohibido” llevar adelante la persecución de especies autóctonas, y prometió aplicar “todo el rigor de la ley” ante la convocatoria de una “prueba de resistencia atlética”.

“En diciembre de 2013 hice en Junín de los Andes, Neuquén, un intento en solitario de correr un guanaco, a ver si podía durar más que él. ¿Por qué un guanaco? Es el animal salvaje más voluminoso entre los autóctonos de las Américas. Es una especie muy abundante en nuestro sur y en la categoría más lejana a la extinción (de hecho, es una especie con un enorme aumento demográfico en las últimas décadas)”, dijo Llach. La convocatoria se replicó en varias páginas de “runners” y se viralizó en Twitter y Facebook, y el economista ya recibió críticas de organizaciones protectoras de animales. Llach corre descalzo y dice ser promotor de la alimentación paleolítica. Se la conoce como “la dieta del hombre de las cavernas”, similar a la que tenían los seres humanos antes de la agricultura.

La invitación sigue con el relato biográfico del primer intento: “Estuve cerca de conseguirlo. El animal terminó cansado, no podía seguirle el tranco a la manada. Pero la quinta y última vez que lo perdí detrás de una loma no pude encontrarlo de nuevo y, evidentemente, yo estaba más cansado que él. Me di cuenta de que con más personas sería mucho más fácil; creo que factible. Fue una experiencia fascinante, pero faltó un ingrediente decisivo: compañía”.

En busca de esa compañía, Llach lanzó la convocatoria a fines del año pasado para 36 personas que quisieran acompañarlo a perseguir guanacos en la Patagonia. “No hay registros de ningún occidental practicando con éxito una caza por persistencia. Entiéndase: si eso es lo que nos hizo humanos, no hay una experiencia más humana que ésta. Estaríamos replicando la actividad que más nos definió como la especie que somos. ¿Te preguntaste alguna vez ‘¿Qué soy?’ ‘¿De dónde vengo?’ Bueno, acá está la respuesta”, explicó.

“El guanaco es una especie que conforma un elemento vital en toda la cadena alimenticia de los hábitats de América Latina. Atentar contra esa especie tan genérica en todo el continente es muy grave, y no sólo hay que darle importancia local sino en toda la zona, ya que esta práctica puede atentar con la biodiversidad”, dijo a Infojus Noticias Mauricio Balocco de la Fundación Natura, una asociación dedicada a la conservación, uso sostenible y repartición equitativa de los beneficios del aprovechamiento de la biodiversidad.

Otra ONG, SinZoo Argentina, inició una campaña en la plataforma Change.org para juntar firmas y pedirle al Gobierno chubutense que intervenga. La petición detalla las leyes que Llach y compañía incumplirían en caso de continuar con su idea.

Fratto le avisó a Llach, a través de una carta que hizo pública, que “todas las actividades que impliquen caza, captura o persecución de fauna silvestre se encuentran reguladas por la Dirección de Fauna y Flora Silvestre en todo el ámbito de la Provincia del Chubut (Ley XI Nº 10, antes 3.257). En particular dentro de las áreas protegidas, esta actividad se encuentra absolutamente prohibida (Ley XI Nº 20, antes 4.722), y como es de su conocimiento, Península Valdés es un área protegida”.

“Persiguiendo al guanaco 2015” viola la Ley 14.346 contra el maltrato animal, que considera crueldad “lastimar y arrollar animales intencionalmente, causándoles torturas o sufrimientos innecesarios o matarlos por el solo espíritu de perversidad” y “realizar actos públicos o privados de riñas de animales, corridas de toros, novilladas y parodias en que se mate, hiera u hostilice a los animales”.

Las penas por la infracción de esta ley van de 15 días a un año.
“Tenemos que cuidar el patrimonio y evitar causar daño sin necesidad a las otras especies. Si bien en la prehistoria podrían usar lanzas u otras herramientas para conseguir alimento, no veo necesario cuál es el fin práctico de perseguir guanacos en la actualidad”, dijo Balocco.

Fuente: http://www.nuevodiarioweb.com.ar/nota/mundo/584317/correr-al-guanaco-insolita-disputa-legal-maltrato-animal.html

Print Friendly, PDF & Email

Comments