Efecto impuestazo: automotrices amplían el menú de modelos y versiones pero a precios más elevados

916
Compartir

Con la modificación del tributo, de a poco en los concesionarios están volviendo a aparecer gamas que habían sido sacadas de la venta. El problema es que si bien ahora hay más oferta, los valores al público son bastante más altos que el año pasado. Estrategia, marca por marca

La

decisión de modificar el impuesto interno y subir el piso de la base imponible en un 15% ya está repercutiendo en la industria automotriz.

Si bien el cambio no fue suficiente para corregir los desfasajes que acumula el sector -luego de un 2014 en el que los precios de los vehículos subieron un 50% promedio-, sí le dio unrespiro a las marcas que mantenían congelados los valores de varios modelos para así no cruzar la barrera a partir de la cual se paga el tributo.

Las que rápidamente hicieron los ajustes fueron las llamados generalistas, actualizando los precios de aquellas versiones que se encontraban justo al límite del primer escalón del gravamen, grupo conformado por autos del segmento mediano y por SUV chicas.

Los cambios, según el decreto, fueron los siguientes:

• El tope en el precio de venta al público sin impuestos pasó de $240.000 a los $274.000
• El piso de la segunda escala, en tanto, fue llevado de los $384.700 a los $442.470 (ver cuadro).


El principal cambio que trajo aparejado esta modificación -que se extenderá hasta el 30 de junio, fecha en que vence la medida- es que algunas automotrices ahora están volviendo a ofrecer algunas versiones que habían sido discontinuadas porque, de haberse comercializado, su precio se hubiese disparado por efecto del impuestazo.

Este dato no es menor para la industria, ya que el segmento mediano se ha vuelto muyimportante para el negocio automotor.

Este cambio en la estrategia comercial, que a primera vista luce positivo para un mercado muy castigado, sin embargo tiene su contracara. Y es que las marcas masivas modificaron rápidamente los precios al alza, en sintonía con el cambio en el gravamen.

Ford: cambios para Focus y Ecosport


Una de las automotrices que actualizó rápidamente sus precios fue Ford, en este caso, tanto para el Focus como para la Ecosport, que hace meses estaba limitada hasta los $240.000.

En el caso del Focus, la versión tope de gama, la Titanium, sigue sufriendo el peso del impuesto y ahora pasó a tener un valor superior a los $350.000, tanto para el hatch como para el sedán.

En tanto, la gama más baja del Focus, la SE Plus, que estaba al borde del tributo, con un valor de $239.200 en diciembre, ahora pasó a costar $248.700 la unidad equipada con caja manual y $253.200 con caja automática.

La modificación permite que, por un tiempo, la versión más demandada siga por debajo del tributo, aunque a un precio mayor. 

Cambios en el Grupo PSA
Durante el año pasado, Peugeot había contenido los precios en $240.000 para los modelos de fabricación nacional: 308 y 408.

A partir de enero, fue la primera en actualizar los valores de los autos nacionales. Así, el 308 y el408 tope de gama, el Feline, pasaron a tener un valor de $275.000, lo que implicó una suba del 14%.

La estrategia comercial de Citroën también fue la de incrementar los valores, incluyendo a su sedán de producción nacional, el C4 Lounge.

Este modelo mantiene la versión Exclusive con impuesto, pero la estrategia de la marca fue completar la versión Tendance, que hoy se ofrece a $269.000. Como sucede con otras automotrices, la gama se amplió pero a cifras mayores que los que regían hasta diciembre pasado. 

Renault: se amplía la familia Fluence, pero a mayor precio
La estrategia comercial de la marca del rombo fue completar todas la gama de la familiaFluence.

En noviembre pasado, cuando se presentó el modelo que se fabrica en la planta de Córdoba -totalmente renovado y con el ADN global de la marca-, sólo se habían incluido las versiones entrada de gama, es decir, las más «peladas» y habían dejado fuera del menú a las dos másequipadas, dado que a los precios que debían salir al mercado se hacía muy difícil su comercialización.

Las cuatro versiones que ya estaban en el mercado (Dynamique y Luxe), hoy van de los$201.000 a los $244.500. 

Pero, apenas arrancó enero y con el decreto vigente, Renault decidió incorporar las otras tres versiones del Fluence que tenían precio oficial pero no se conseguían. Todas ellas, ahora están muy por encima de los $240.000:

• Luxe Pack Cuero 2.0: $252.700
• Privilege 2.0: $269.800
• Privilege CVT: 2.0 $274.900

El Corolla, con más versiones 
El cambio de contexto también repercutió en la comercialización del Toyota Corolla.

El modelo sintió el impacto del impuesto en la versión tope de gama a meses de haber sido lanzado, en abril del año pasado.

Más tarde, incluso la opción anterior, la EXi pack, había entrado en zona de riesgo y a fines de diciembre ni siquiera se encontraba en los concesionarios, con plazos de espera que podían superar los cuatro meses.

Ahora, luego de la suba de la base imponible, la gama de uno de los autos más vendidos en todo el mundo luce mucho más completa. Sin embargo, sus precios en general se movieron al alza. 

La entrada de gama (XLi 1.8), que hacia fines de 2014 costaba $186.000 ahora se acerca a los$210.000. El XLi CVT, en tanto, valía $195.000 y ahora cotiza a casi $219.000. 

Por su parte, la línea más equipada, la SE-G, conformada por dos unidades, también seencareció: en septiembre, la de caja manual valía $344.000 y hoy ya se ubica por encima de los$363.000, mientras que la que disponde de caja CVT pasó de los $357.000 a los $376.000. 

Novedades para las SUV chicas
El cambio de precios en el segmento de las pequeñas SUV de las marcas masivas era más que esperado.

Durante 2014 tuvieron que fijar sus precios y la consecuencia fue que prácticamente no había stock de los modelos más populares, especialmente en las versiones tope de gama.

En el caso de Ford, esto se dio con la Ecosport Titanium, que también estaba estancada en los $240.000. Ahora los precios para esta versión llegan a $255.800 con todos los «chiches».

Otra de las que se actualizó fue Renault Duster. También en este caso el modelo estaba «fijo» en el valor del primer escalón del impuesto antes de los cambios. El problema es que ese precio era «ficticio«, dado que directamente no había stock.

Los valores ahora se actualizaron para todas las versiones y las dos más completas ahora cuestan $10.000 más, dado que para acceder a una Duster Full 4×4 con navegador, hay que desembolsar $250.000. 

Volkswagen: nuevo Golf pero con precios en «veremos»
En el caso de Volkswagen, su estrategia fue adelantar la presentación del nuevo Golf.

El modelo se viene exhibiendo en Pinamar cuando en un primer momento se lo esperaba para el mes de marzo. El plan de la automotriz contempla desembarcar en los concesionarios contres versiones sin impuestos.


Así, el hatchback de séptima generación se estaría vendiendo hoy en la Argentina con el equipamiento máximo a una cifra por debajo del primer escalón del tributo. En concreto, la oferta de Golf VII se conforma de la siguiente manera:

• Trendline: $208.359
• Comfortline: $232.544 y $ 251.007
• Highline: $276.155

Pese a los valores de referencia dados por la automotriz, la versión Trendline actualmente esprácticamente imposible de conseguir al valor anunciado. 

Honda, con rebajas de hasta $70.000
Honda es una de las marcas que se movió de manera más agresiva tras el cambio de contexto: uno de sus modelos más populares, el Civic, ahora se comercializa con rebajas de hasta $70.000 respecto de los valores que regían hasta diciembre pasado.

La marca, que había caído en el impuesto con dos de las tres versiones, hoy cuenta contodas sus opciones por debajo de los $275.000. Así, se puede acceder a la alternativa EXS AT, es decir, la full con caja automática, por $272.900, cuando en diciembre el valor era de $342.700.

En el caso de la LXS, que es la anterior a la tope de gama, la unidad con caja automática hoy vale $260.000, mientras que a fines de 2014 costaba $307.000.

Barajar y dar de nuevo
Durante seis meses, las marcas tendrán un pequeño respiro a nivel precios. Si bien hay quejas entre los industriales porque se esperaba una modificación mayor del impuesto, el 15% de suba de la base imponible sirvió para que las compañías al menos recuperen algo de rentabilidad. 

Para el consumidor, lo positivo es que con este mayor «oxígeno» que tiene el sector, los concesionarios de a poco vuelven a nutrirse con más modelos y versiones. Sin embargo, el hecho de que los 0Km se vengan encareciendo en términos relativos frente a los salarios, poco ayuda. 

Prueba de ello es el desplome del 40% en ventas con el que se inició el 2015, el peor registropara el mes de enero en la última década. 

 

Fuente: iProfesional

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments