La elección del nuevo presidente del Congreso de Brasil pone en apuros a Dilma Rousseff

326
Compartir

La elección el pasado domingo del líder del Partido del Movimiento Democrático de Brasil (PMDB), Eduardo Cunha, como nuevo presidente de la Cámara de los Diputados de Brasil supone un duro revés para la presidenta Dilma Rousseff, cuando apenas ha transcurrido un mes del inicio de su segundo mandato.

Cunha obtuvo 267 votos frente a los 136 del candidato del Gobierno, el diputado del Partido de los Trabajadores (PT), Arlindo Chinaglia. De esta manera se confirma el dominio del principal socio del Gobierno de Rousseff, el PMDB, en el Congreso Nacional, por encima incluso del PT. Este resultado compromete las intenciones de la presidenta de llevar a cabo sus ambiciosos proyectos que en 2015 se centrarán en la política fiscal.
Эдуардо Кунья
© Flickr/ PMDB Nacional
El candidato a la presidencia de la Cámara de los Diputados de Brasil víctima de chantaje

«Asistimos a un intento de interferencia del Gobierno, pero el parlamento, por su independencia supo reaccionar», declaró Cunha en su primer discurso de la nueva legislatura en clara referencia a los intentos del ministro de Casa Civil, Aloízio Mercadante, y la propia Rousseff de impedir su elección.

Conocido por los miembros de Gobierno en Brasilia como «Mi villano favorito», en referencia al personaje de la película de ficción 3D «Gru», Cunha es conocido por sus posturas contrarias a muchas medidas del Gobierno a pesar de representar al PMDB, el principal aliado del Gobierno y al cual pertenece el vicepresidente de Brasil, Michel Temer.

De hecho, una de las primeras medidas que anunció en su discurso será la creación de una nueva Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) para investigar el escándalo de corrupción de Petrobras, lo que significa un nuevo quebradero de cabeza para la presidenta Dilma Rousseff debido a su pasado como miembro del Consejo de Administración y presidenta de Petrobras, lo que podría obligarla a declarar ante los parlamentarios.

Además, Cunha como presidente de la Cámara, no solamente decidirá los asuntos a debatir en el pleno sino que tiene potestad para abrir procesos contra la presidenta de la República y los ministros del Gobierno, un poder extremadamente útil de cara a un año que promete sorpresas por el escándalo de corrupción en Petrobras.
mundo.sputniknews.com

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments