Inédito repunte de la imagen de François Hollande tras los atentados

185
Compartir

Su popularidad se disparó hasta un 40 por ciento, 21 puntos por encima de los números de diciembre; «Me siento más fuerte, más firme», dijo el mandatario socialista

PARÍS.- Las cartas del juego político francés parecen haberse redistribuido tras los atentados de París. La imagen del presidente, François Hollande , y su primer ministro, Manuel Valls, repuntaron con un impulso sin precedente después de los ataques terroristas que dejaron 17 muertos en París hace diez días.

La popularidad de Hollande se disparó hasta un 40 por ciento en la encuesta telefónica realizada por Ifop para Paris Match y Sud Radio, realizada los días 16 y 17 de enero, un avance sin precedentes de 21 puntos en relación con los datos de diciembre y su mayor nivel en cerca de dos años.

Los índices de Hollande llegaron a caer hasta un 13 por ciento, algo que lo llevó a ser el presidente francés más impopular de la posguerra, sobre todo por su incapacidad para reducir el desempleo, que superó el 10 por ciento, y por una serie de alzas de impuestos durante los dos primeros años de su mandato.

El primer ministro Manuel Valls ganó por su parte 17 puntos, a 61%, un nivel de popularidad superior al que tenía cuando accedió al cargo en abril de 2014.

«Es un fenómeno rarísimo en la historia de las encuestadoras», comenta Frédéric Dabi, experto de Ifop. «El único caso parecido es el de François Mitterrand, que subió 19 puntos de popularidad durante la guerra del Golfo, entre enero y marzo de 1991», agregó.

El cambio se debe a un incuestionable efecto de «jefe de guerra» pero los analistas advierten que puede ser efímero.
«Más fuerte»

«Me siento más fuerte, más firme», dijo Hollande, en declaraciones citadas por el diario Le Monde. «El país cambio y también la mirada hacia mi presidencia», señaló.

El dúo que encabeza el Ejecutivo «hizo lo que tenía que hacer» frente a la crisis, comenta lacónicamente el jefe del partido opositor de derecha UMP y ex presidente, Nicolas Sarkozy , que desde hace meses busca posicionarse frente a su ex rival de las presidenciales de 2012.

Para las elecciones presidenciales de 2017, el presidente Hollande, si es candidato, será juzgado según los expertos ante todo por su capacidad para resolver los problemas de los franceses: desempleo, educación y poder adquisitivo.

«Si los problemas domésticos regresan al primer plano, inevitablemente habrá una regresión» en las encuestas, predice Philippe Braud, especialista en sociología política.

Agencias AFP, Reuters y ANSA.

Fuente: La Nación

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments