Murió Omar Chabán tras una compleja enfermedad

642
Compartir

El exgerenciador de Cromañón, el local bailable donde murieron 194 personas por un incendio durante un recital de Callejeros; cumplía arresto domiciliario desde 2013

Omar Chabán, de 62 años, fue gerenciador de República de Cromañón, el local bailable que se incendió en diciembre de 2004 provocando la muerte de 194 personas. En 2009, el Tribunal Oral Criminal 24 lo condenó a 20 años de prisión. Su defensa apeló esta sentencia y él continuó en libertad.

En 2012 hubo un cambio de carátula: la acusación pasó de estrago doloso a estrago culposo, lo que redujo las penas. Chabán fue condenado a 10 años y 9 meses de prisión. A fines de ese año, la Justicia ordenó el cumplimiento efectivo de la pena tanto para Chabán como para el resto de los acusados. Los 14 condenados fueron presos.

Ya en prisión, a Chabán le diagnosticaron un linfoma de Hodkins grado IV. A raíz de esa compleja enfermedad, en agosto de 2013 se le concedió el arresto domiciliario y, durante un año estuvo internado en el Hospital Santojanni recibiendo quimioterapia.

Un informe médico del Cuerpo Médico Forense determinó que el cáncer se encontraba diseminado y había comprometido a órganos extraganglionares, ganglios linfáticos, pulmón, hígado y médula ósea. Chabán llegó a pesar menos de 50 kilos.

Desde hacía unos meses cumplía arresto domiciliario en su departamento del barrio porteño de Monserrat. Sólo podía salir de ahí para ir al hospital a continuar con su tratamiento.

LAS FRASES MÁS POLÉMICAS

“Toda la vida fui negligente, nunca pude controlar la violencia”
“Tengo miedo de que me linchen y me maten”
“Yo creo que soy culpable. De verdad soy culpable. Pero estoy en desacuerdo con que no se acepte que todos son culpables a la vez”.
“Todos los psicólogos me parecen unos imbéciles”
“Nunca me gustó mucho la música. Siempre fui un snob”
“Los tres pendejos que quemaron el lugar son los responsables”
“Soy el mayor fracasado del éxito. Me querían fuera del país y lo lograron: la cárcel es una isla”
“La gente que es violenta en los recitales o en la cancha tienen un placer específico en la violencia. Los demás no tenemos que responsabilizarnos por ellos”
“No todos se tienen que responsabilizar por estas bestias” [por los que tiraron la bengala]
“Yo era una persona éticamente buena. Nunca tuve una denuncia de discriminación”

Fuente: LA Nación

Print Friendly, PDF & Email

Comments