Zulma Lobato fue a la Casa Rosada para pedirle trabajo y un subsidio a la Presidente

1258
Compartir

Con una carta, le pidió a Cristina Kirchner un puesto en la TV Pública. También se ofreció a participar en los actos de gobierno que realiza

Crédito foto: Semanario

Zulma Lobato contó que tenía graves problemas económicos y debía almorzar en un comedor comunitario, ya que hace tiempo está sin trabajo y no tiene un lugar en los medios. Ella declaró en la revista Semanario que le iba a pedir ayuda a Cristina Kirchner.

Unos días más tarde, cumplió su palabra y fue hasta la Casa Rosada para presentar una carta dirigida a la Presidente en compañía de su mánager Lautaro Reyes.”Sinceramente no pensé que me iban a dejarme entrar, pero me trataron muy amablemente. Tanto los policías como la gente de la mesa de entradas de la Rosada”, aseguró Zulma a la publicación.

“Es más, apenas llegué uno de los policías que estaba apostado en la puerta de entrada me miró y en voz baja me dijo: ‘la estábamos esperando en cualquier momento porque su reclamo llegó hasta acá y obviamente sabíamos que iba a venir a dejarnos su carta, como cualquier otro ciudadano del país’…”, agregó Lobato.

Luego, explicó qué fue puntualmente el pedido que le hizo a la mandataria: “Básicamente trabajo en la TV Pública, en algún programa de preguntas y respuestas o juegos. Yo me siento capacitada para conducir ese tipo de programas, pero como estoy prohibida en los otros canales, y es que vine a pedírselo a esta Presidenta que tanto habla de inclusión. También le pedí un subsidio y me ofrecí a participar en todos los actos de gobierno que ella haga”.

En la mesa de entrada le recibieron la carta, le “sellaron la copia” y le dijeron que en 30 días iba a recibir en su domicilio la respuesta. “Estoy segura de que me va a recibir”, manifestó.

Pero, ella explicó que tuvo algunos problemas tras haber declarado que “no tenía para comer”: “Después de que salí en la tapa de Semanario, cambiaron la forma de atenderme en el comedor comunitario. Se enojaron porque dije que la comida que dan no es tan buena y eso llegó a las autoridades municipales de Vicente López. Pero dije la verdad. ¡Le tienen que dar mejores cosas a la gente! Igual dejé de ir porque no me trataron bien estos últimos días y además mi vecina me espía a ver si voy o no. Ahora me las arreglo comprando tres kilos de papas y un kilo de milanesas que me duran una semana y con eso voy tirando, otra no me queda”.

Fuente: www.infobae.com

Print Friendly, PDF & Email

Comments