Muerte en El Chaltén: una avalancha la arrastró 200 metros y cayó al vacío

3323
Compartir

Tenía 29 años y había venido de Estados Unidos para hacer deportes extremos Practicaba snowboard en el Cerro Vespignani cuando la sorprendió el alud. Sus 6 compañeros salieron ilesos.

Una turista estadounidense de 29 años murió el lunes al ser arrastrada por una avalancha en una zona de montaña utilizada por andinistas y esquiadores experimentados, ubicada a 40 kilómetros de la localidad de El Chaltén, provincia de Santa Cruz.

La mujer fue identificada como Elizabeth Devon Daley. Nació en la ciudad de Washington y estaba practicando snowboard fuera de pista junto a un grupo de seis deportistas cuando la alcanzó la estampida de nieve. El cerro Vespignani se encuentra cerca de Lago del Desierto. Se trata de una zona de montaña virgen, apta para deportes extremos, pero que no cuenta con los servicios convencionales de seguridad de un centro invernal. Según trascendió, la avalancha la golpeó y la arrastró más de 200 metros hasta una cornisa desde donde cayó al vacío.

Poco después del alud, los integrantes del grupo de esquiadores (que salieron ilesos) dieron aviso al Centro Andino de El Chaltén. De inmediato, desde la Comisión de Auxilio local se puso en marcha el operativo de evacuación. El lunes a la noche, después de varias horas de marcha, un grupo de siete personas (entre rescatistas y gendarmes) consiguió llegar hasta el cuerpo de la mujer e iniciar el descenso hasta la localidad. Según indicó el juez interviniente, Carlos Narvarte, a Clarín, ayer a la tarde el cuerpo fue trasladado a Río Gallegos, donde será sometido a una autopsia.

Daley no era una deportista inexperta. Según informaron las autoridades de El Chaltén, la mujer tenía carnet de guía profesional de montaña y también de instructora de esquí y de snowboard. Los familiares de la víctima estarían viajando el país, mientras se llevan adelante los trámites y procedimientos necesarios para la entrega del cuerpo.

El cerro Vespignani tiene 2.146 metros sobre el nivel del mar. Es un atractivo turístico para realizar esquí de travesía, en un marco de naturaleza muy potente. Cada vez más –a pesar de no contar con infraestructura– se ofrece como parte de los paquetes de aventura que las agencias de viaje venden para visitar la zona de cordillera en Santa Cruz a fines del invierno. En el lugar, además, suelen dictarse cursos de seguridad de montaña, que incluyen técnicas de supervivencia en casos de avalancha.

Daley había publicado el domingo último una de sus últimas fotografías en la red social de imágenes Instagram, donde incluso relató: “El tiempo y las condiciones de nieve son absolutamente increíbles aquí en la Patagonia. ¡Que alguien me pellizque!”.

Las avalanchas son comunes a fines del invierno, cuando llega el tiempo cálido y convergen una serie de factores naturales. Según datos del CONICET, se forman por la acumulación de varias capas de nieve de diferente densidad y poca cohesión. Casi todas pasan inadvertidas, porque tienen lugar en espacios inhóspitos. Pero muchas veces, la presencia humana sobre un área de este tipo puede actuar como gatillo. Existen técnicas para minimizar riesgos, pero aún así los expertos recomiendan evitar zonas no señalizadas y con gran carga de nieve en épocas de deshielo.

Como antecedentes, dos casos recordados. En 2009, 9 muertos en el Cerro Ventana, en Bariloche; y en 2011, tres amigos fallecidos en el Cerro Cocinero, en Chubut.

Fuente: Clarín

Print Friendly, PDF & Email

Comments