Complicaciones por un paro de ocho líneas de colectivos

653
Compartir

Pertenecen a Ecotrans, la empresa de los Cirigliano Los choferes denunciaron el vaciamiento de la empresa que opera en el Oeste. Hoy habrá servicio mientras negocian.

Los trabajadores de la empresa Ecotrans levantaron el paro que sostenían desde el viernes y desde hoy volverán a circular ocho líneas de colectivos que recorren el oeste del GBA. Los colectiveros estaban en conflicto porque denunciaban el vaciamiento de la firma, que pertenece a los polémicos hermanos Claudio y Mario Cirigliano.

Tras varios días con inconvenientes en el servicio, el viernes los trabajadores directamente pararon las líneas 136, 153, 163, 253, 317, 321, 503 y 635, que recorren Morón, Ituzaingó, Hurlingham y San Miguel, e incluso llegan a Capital Federal. Transportan unas 200.000 personas por día.

Los colectiveros denunciaron que se estaba vaciando a la empresa, que les debían sueldos a muchos compañeros o se los habían liquidado con errores, que habían enviado 50 telegramas de despidos y que los coches carecen del mantenimiento mínimo, con lo cual la flota no alcanza para brindar un servicio adecuado. Por ejemplo, denuncian que la 163 funciona con 10 colectivos, cuando necesita al menos 30.

Pero ayer, tras una reunión con representantes de la municipalidad de Morón, los colectiveros levantaron la medida. Uno de los delegados, Miguel Galarza, le confirmó a Clarín: “Mañana vamos a tener una reunión con la gente de la Secretaría de Transporte de la Provincia, y además nos aseguraron que en los próximos días nos recibirá el ministro de Transporte Florencio Randazzo. Van a dar marcha atrás con los despidos y prometieron pagar los sueldos atrasados, por lo tanto desde la primera hora de mañana (por hoy) levantaremos la medida de fuerza”.

El conflicto entre los trabajadores y la empresa viene desde hace muchos años. En 2011, luego de que un interno de la línea 92 fuera arrollado por un tren en Flores tras haber cruzado con la barrera baja, los empleados comenzaron a denunciar falta de mantenimiento en las líneas que habían pertenecido a Transportes del Oeste, la empresa que fundió en 2003 y fue comprada por los hermanos Cirigliano. Desde entonces, en la empresa aseguran que los conflictos son provocados por delegados de partidos de izquierda.

Los Cirigliano tienen varios frentes de conflicto abiertos. Por un lado, están enfrentando el juicio por la tragedia de Once, ya que también eran los dueños de TBA, la ex concesionaria del ferrocarril Sarmiento. En tanto, Claudio Cirigliano también enfrentará un juicio oral en la causa en la que se lo investiga por el supuesto pago de viajes al exterior y otras dádivas al ex secretario de Transporte Ricardo Jaime. Los hermanos también tuvieron conflictos con los trabajadores de otra de sus empresas, los talleres ferroviarios EMFER.

Fuente: Clarín

Print Friendly, PDF & Email

Comments