Inicio Economía Fábrega y Galuccio, el “ala occidental”, convencieron a CFK

Fábrega y Galuccio, el “ala occidental”, convencieron a CFK

Compartir

Todo indicaba que se marchaba conscientemente al default, sobre todo cuando ayer aparecieron en la ciudad los afiches que decían Braden o Perón, Cristina o Griesa. Pero anteayer, antes de viajar a Caracas, Miguel Galuccio, CEO de YPF, y Juan Carlos Fábrega, presidente del Banco Central, habrían convencido a la presidente de que, si había default, no podría empezar la construcción del Yacyretá cristinista, o sea, las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic, en Santa Cruz, con un financiamiento chino por 4700 millones de dólares. También se caería el acuerdo de Chevron y no se podría utilizar el swap de monedas con China. Esto, más los múltiples efectos en el mercado cambiario y el aumento de la recesión, le abrirían un abismo al gobierno que podría provocar un adelantamiento de las fechas electorales. Así fue que los elogios al futuro default técnico de economistas y periodistas oficialistas, panegiristas del no pago y una nueva reestructuración de la deuda externa, quedaron de lado ante la opinión de quizás los dos únicos funcionarios sensatos de esta administración, Fábrega y Galuccio, también conocidos como el ala occidental del cristinismo, que se diferencian del ala BRIC del cristinismo, liderada por el “chino” Carlos Zannini y el “soviético” Axel Kicillof, que acompaña desde el periodismo el ministro sin cartera Horacio Verbitsky y la mayoría de los funcionarios del gabinete.

Una operación contra reloj

Según nuestras fuentes, otros dos integrantes del ala occidental, Daniel Scioli y Mario Blejer, también aportaron su lobby para convencer al banquero Jorge Brito, dueño del Banco Macro, para que convocara a una reunión de ADEBA y juntara una “vaquita” de 250 millones de dólares para depositar como garantía en el juzgado de Thomas Griesa sin comprometer al gobierno y evitando que se dispare la cláusula RUFO, soslayándose de este modo el default.

Más que por un acto de patriotismo, los banqueros juntaron ese dinero en defensa propia, porque las acciones de sus entidades financieras que cotizan en Wall Street se venían derrumbando y ya ayer a las 14 hs. una croriente compradora hizo subir la bolsa porteña el 6,5% y la misma cifra subieron los bonos y acciones. Con este depósito se está negociando en Nueva York y se cree que los fondos buitres acordarían pedirle al juez la reposición del stay, o sea la cautelar, y pagar a los bonistas que entraron al canje la suma que está depositada en la cuenta del BNY en el BCRA. Entonces el juez podrá autorizar el giro de los 539 millones de dólares a esa plaza financiera para pagarles a los bonistas.

Simultáneamente, la presidente en Caracas despotricó contra el juez Griesa y el sistema financiero internacional y después lo mandó a Kicillof, uno de los líderes del ala oriental, para que finalmente coloque el broche de oro y se lleve la cocarda del arreglo con los buitres, como pasó con el Club de París, al que se le pagarán 3.600 millones de dólares de más. El tiempo límite es al término del horario bancario en Nueva York y crecían ahora con las horas las probabilidades de evitar el default, cosa que se sabrá hoy al mediodía más o menos. Y quizás el gobierno pueda tomar créditos en el mercado voluntario de crédito dentro de dos meses a una tasa levemente inferior al 10% y también Scioli y Macri tomarán sus deudas en dólares.
informadorpublico.com/Guillermo Cherashny

Print Friendly, PDF & Email