Los cinco momentos

271
Compartir

BELO HORIZONTE – Triunfo, gol de Messi y clasificación. Parece un resultado perfecto para la Selección Argentina, pero está muy lejos de serlo. Es que el equipo jugó mal y sufrió mucho contra un rival débil. Pero apareció el mejor de todos, la gran esperanza, y marcó un golazo que vale tres puntos. Desde el estadio Mineirao, ESPNFC.com presenta los momentos clave del juego.

EL GOL DE MESSI
Hasta los 46 minutos del segundo tiempo era difícil encontrar algo bueno para la Selección Argentina. Empataba 0-0 con el rival más débil que enfrentará en Brasil, había sufrido varios contragolpes y generado pocas situaciones de peligro. Sólo se podía hablar de preocupación de cara a los próximos partidos. Pero apareció Lionel Messi y marcó otro golazo que sirve para asegurar la clasificación.

El Diez no jugó bien. No encontró su lugar en el campo de juego, chocó demasiado y no supo abrirse espacios ante la ordenada y multitudinaria defensa iraní. Tampoco tuvo socios que lo ayuden en esa tarea, porque tanto Higuaín como Agüero participaron poco y nada del juego ofensivo. Sin embargo, volvió a demostrar por qué es uno de los mejores de la historia y clavó un golazo descomunal en tiempo de descuento. El equipo juega mal, pero Messi tiene muchas ganas de ser campeón y eso puede ser suficiente.

LA ATAJADA DE ROMERO
Fue en el peor momento de Argentina en lo que va de la Copa del Mundo. No sólo no podía romper el cerrojo defensivo de Irán, sino que retrocedía muy mal y se complicaba contra los limitados atacantes iraníes. A los 21 minutos del segundo tiempo Ashkan Dejagah le ganó en la corrida a Pablo Zabaleta y metió un gran cabezazo en el borde del área chica. Sergio Romero se estiró la sacó por arriba con la punta de los dedos.

Fueron varios errores de la Selección en esa jugada y un sólo acierto: el del arquero. Mucho se habló del bajo nivel de Romero, pero en estos dos primeros partidos ha sido uno de los mejores jugadores del equipo. Respondió bien cuando se lo exigió y esta atajada fue clave para sumar tres puntos en una muy mala actuación del conjunto que dirige Alejandro Sabella.

EL «DUELO DE HINCHADAS»
Tal como sucedió hace seis días en el Maracaná, los argentinos fueron mayoría en el estadio Mineirao de Belo Horizonte. Sin embargo, otra vez hubo miles de brasileños que apoyaron a Irán pero además cantaron sus canciones tradicionales, como «sou brasileiro» o «pentacampeao». Todos mezclados, las dos hinchadas adversarias calentaron la previa y sobre todo los momentos más fríos del partido, que tuvo muchos.

El nuevo hit de la parcialidad albiceleste dice: «Brasil, decime qué se siente tener en casa a tu papá» y recuerda el partido de Italia 90 en el que el equipo de Maradona y Caniggia venció a Brasil en octavos de final. Por su parte, los locales alentaron al conjunto asiático y dejaron bien en claro la cantidad de Copas del Mundo que tienen en sus vitrinas. La imagen del estadio repleto fue espectacular: celeste y blanco con varios sectores amarillos. Por otro lado, salvo alguna discusión menor, el «duelo» se limitó a las canciones.

EL CENTRO AL ÁREA DE ARGENTINA
Fue a los cinco minutos de juego. Tiro libre desde el vértice izquierdo del área, la pelota llegó cruzada y Reza Ghoochannejhad no pudo definir bien. Es cierto que la jugada no llevó serio peligro al arco de Sergio Romero, pero también lo es que con una simple pelota parada, un equipo muy limitado como Irán le generó preocupación a Argentina. Además, fue sólo la primera, porque casi siempre ganaron los iraníes en su ataque.

Para el futuro, la Selección nacional deberá cuidarse mucho más en estas situaciones. El centro fue muy similar al del gol de Thomas Müller en el partido de cuartos de final del Mundial 2010. Pasaron cuatro años y se siguen sufriendo los mismo problemas con las pelotas cruzadas. Es un toque de atención para la Albiceleste, porque esta vez se topó con un rival estéril en ataque, pero en los próximos partidos sufrirá mucho más.

LOS CAMBIOS
Alejandro Sabella tardó 72 minutos en hacer las primeras modificaciones. Quizás demasiado teniendo en cuenta el bajo nivel de la Selección. A los 27 de la segunda etapa ingresaron Ezequiel Lavezzi y Rodrigo Palacio en reemplazo de Higuaín y Agüero, dos jugadores que todavía no rindieron ni una mínima parte de lo que se espera y necesita de ellos.

Fueron cambios de delanteros por delanteros, que no moficaron el esquema ni la idea, pero sí fueron importantes para darle aire al ataque y para que Irán vuelva a meterse atrás, ya que en el segundo había salido un poco y generado serio peligro en el área argentina. Es cierto que ni Palacio ni Lavezzi tuvieron opciones de gol, pero desbordaron e inquietaron al conjunto de Irán. El gol de Messi les dio más trascendencia a sus ingresos.

Fuente: ESPN

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments