La tensión entre La Cámpora y el PJ divide al bloque kirchnerista

345
Compartir

El kirchnerismo atraviesa momentos críticos en la Legislatura porteña por las disidencias internas que tiene el bloque, que agrupa tanto diputados del PJ histórico de la Capital como legisladores de La Cámpora y del Movimiento Evita.
El titular de La Cámpora, Andrés “Cuervo” Larroque, siempre cuestionó que Cabandié hacía una oposición funcional a Macri. Del total de 10 legisladores que tiene el bloque del Frente para la Victoria, 6 accedieron a su banca tras el último recambio legislativo y aún no votaron junto al PRO. Tres de esos seis responden al Cuervo: Jorge «Quito» Aragón, Paula Penacca y Lorena Pokoik.

Estos legisladores, que llegaron a sus bancas por tras años de militancia en los barrios y villas de la Ciudad, no quieren votarle al PRO una serie de proyectos que suponen la cesión de espacios públicos a privados, justamente por la condena que recibirían por parte de las bases.

La jefa de bloque que reemplazó a Cabandié, Gabriela Alegre, se halla en una encrucijada: si cumple con los acuerdos que había trazado su antecesor con el PRO, se arriesga a una rebelión de los camporistas.

Problemas de fondo

Un legislador del Frente para la Victoria que pertenece al PJ señaló que en el bloque hay divisiones fuertes en cuanto a temas de fondo. Uno de ellos es el aborto: fuentes del bloque K aseguran que la legisladora María Rachid intentaría presentar nuevamente un proyecto para legalizar el aborto.

Y si bien no tendría problemas en sumar el apoyo de los bloques aliados de Aníbal Ibarra y Gabriela Cerruti, además del de la jefa de bloque kirchnerista, Rachid no tiene el respaldo de algunos de sus propios compañeros de bancada.

Es el caso de Jorge Taiana, que pertenece al Movimiento Evita tal como Rachid, pero no comparte su postura sobre el aborto y en ese sentido está más cerca de otros legisladores como Dante “Canca” Gullo, Gabriel Fuks o María Rosa Muiños, los tres pertenecientes al PJ histórico de la Capital.

Tirantez con los aliados

La situación del bloque kirchnerista se agrava por las diferencias evidentes que tiene el Frente para la Victoria con sus bloques aliados desde fines del año pasado, cuando el interbloque se partió en varias votaciones.

No es casual que las bancadas de Ibarra y Cerruti no quisieran nombrarla a Gabriela Alegre como jefa del interbloque, pese a que Cabandié tenía ese rol.

En el bloque K admiten que hay resquemor con Ibarra y Cerruti, que anunciaron por su cuenta que competirán por la jefatura de gobierno en 2015 sin esperar una definición del kirchnerismo.
lapoliticaonline.com

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments