Operaron a la madre de Cristina y la Presidenta pasó el día con ella

319
Compartir

sanatorioCristina llegó a la clínica a las 7 de la mañana y se retiró nueve horas más tarde. No tuvo actividad oficial.

Sin agenda oficial y ocupada de la salud de su madre, la presidenta Cristina Kirchner permaneció ayer durante nueve horas en la Clínica Otamendi, donde desde el día anterior está internada Ofelia Wilhelm, de 84 años.

La jornada de la Jefa de Estado comenzó muy temprano. A las 7:20 el helicóptero presidencial aterrizó en el helipuerto ubicado detrás de la Casa Rosada proveniente de la quinta de Olivos. Cristina no ingresó a la Casa Rosada y rápidamente se trasladó hacia la Clínica de la calle Azcuénaga al 800. El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, fue el primero en evitar hablar del tema. Al ser consultado en la habitual conferencia matutina sobre la salud de la madre de la Presidenta, sólo dijo que debe ser Cristina “la encargada de comunicar las cuestiones que tienen que ver con ella o su círculo familiar”.

Aunque no hubo confirmación oficial, fuentes cercanas al Gobierno indicaron que a las 8 la madre de la Presidenta fue sometida a una histerectomía programada después de los estudios ginecológicos que la realizaron hace unos días. Durante la intervención quirúrgica se realizó una extirpación del útero, que dependiendo del diagnóstico pudo ser sólo parcial (sólo el cuerpo del útero), o total, lo que incluye el cuerpo y cuello uterino. Wilhelm permanecerá internada unos días más y se recupera favorablemente.

El hermetismo caracterizó la jornada de ayer. La Presidenta consideró el tema un caso de total privacidad y de carácter familiar y desde la clínica explicaron a Clarín temprano por la tarde que ellos no brindarían información oficial sobre la salud de Wilhelm. “Es muy posible que dé un parte Presidencia de la Nación”, estimó una de las autoridades. Eso no ocurrió.

La salud de su madre es la principal preocupación hoy de la Presidenta. Durante octubre, cuando Cristina estuvo internada en la clínica Favaloro -por la operación del hematoma subdural-, era visitada diariamente por Wilhelm.

En diez días, la mujer fue internada de urgencia dos veces. El martes Cristina la visitó a la noche, durante una hora. La semana pasada se sometió a una biopsia a raíz de una infección urinaria.

Desde muy temprano, ayer la clínica estuvo rodeada por un fuerte operativo de seguridad tanto al interior del edificio como afuera, donde permaneció personal de seguridad presidencial y Policía Federal.

El movimiento no fue intenso, y la guardia periodística fue menor que en otras oportunidades. Al tratarse de una visita de estricto carácter familiar, Cristina no recibió la visita de funcionarios.

El primer indicio de movimiento se dio a las 14:20 cuando el responsable del dispositivo de seguridad armó un cordón sobre la salida de calle Paraguay al 2300. Pero minutos después todo volvió a la calma.

Después de las 15:30 salió de la Clínica Pablo Barreiro, secretario privado de la Presidenta. Dialogó con la custodia presidencial, subió a un auto oficial dando algunas instrucciones más y se retiró del lugar. Finalmente, media hora después, la Jefa de Estado se retiró del Otamendi evitando ser fotografiada por la prensa. Los responsables de la custodia armaron el dispositivo de seguridad sobre la salida de la calle Azcuénaga. Sin embargo, mientras salían por allí dos autos oficiales, Cristina se retiró por la salida ubicada sobre la calle Paraguay. Se trasladó en un Volkswagen Passat, y fue escoltada por un Renault Megane y una ambulancia. Fue directo hacia la Casa Rosada, desde donde minutos después se dirigió a la Quinta de Olivos. En Balcarce 50 no se informó si hoy la Presidenta mantendría audiencias o actividad oficial.

Fuente: Clarín

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments