Comenzaron a declarar en Buenos Aires los españoles víctimas del franquismo

227
Compartir

FRANQUISMO

Víctimas del régimen franquista comenzaron ayer a declarar en Buenos Aires ante una jueza argentina y se mostraron esperanzadas de lograr nuevas imputaciones por crímenes cometidos durante la dictadura que rigió España entre 1939 y 1975.

“Estoy contenta pero agotada”, dijo Merçona Puig Antich con una sonrisa, tras testificar durante casi dos horas en el juzgado a cargo de la magistrada María Servini de Cubría.

Durante su declaración, Puig Antich relató la detención, el juicio sumarísimo, la sentencia a muerte y el ajusticiamiento por garrote vil de su hermano Salvador, el 2 de marzo de 1974.

“Después de tantos años pude ejercer la acusación contra una dictadura criminal y genocida y contra los responsables que aún están vivos del asesinato de mis compañeros”, aseguró Pablo Mayoral, otro de los querellantes.

A su salida del Juzgado Criminal y Correccional Federal número 1 de Buenos Aires, los declarantes fueron recibidos con preguntas y abrazos por parte del resto de la comitiva española, que llegó a la capital argentina para impulsar la investigación por crímenes del franquismo abierta en 2010.

Puig Antich confía en que su testimonio allane el camino para nuevas imputaciones, en especial la del firmante de la condena de muerte de Salvador, el exministro del régimen José Utrera Molina, suegro del actual ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón.

Los querellantes buscan también la imputación de otros dos altos cargos de la dictadura: el exministro de Relaciones Sindicales Rodolfo Martín Villa y el exministro de Trabajo Fernando Súarez González.

La delegación española, integrada también por abogados, familiares de víctimas y diputados vascos, se mostró agradecida por la colaboración del tribunal y por el apoyo recibido desde numerosas organizaciones.

Las nuevas 13 declaraciones de querellantes españoles se sucederán a diario hasta el próximo viernes, un día antes de que la comitiva española emprenda el viaje de vuelta. Una vez que escuche todos los testimonios, Servini de Cubría puede ampliar los cargos de acusación contra los imputados o acusar a más personas.

El juez español Baltasar Garzón trató de abrir en 2008 una causa contra el franquismo, pero fue frenado por la Justicia de su país.

Una causa única en el mundo 

Servini de Cubría instruye desde 2010 una investigación por delitos de lesa humanidad cometidos en España entre 1936 y 1977, período que abarca la Guerra Civil, el régimen de Franco y los dos años que transcurrieron entre la muerte del dictador y la celebración de elecciones. Se trata de la única investigación sobre crímenes franquistas abierta en el mundo.

diariohoy.net

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments