Inicio Relevantes Un triunfo que proyecta a Massa como líder nacional

Un triunfo que proyecta a Massa como líder nacional

Compartir

El ex jefe de Gabinete es hoy el argentino más votado. Su triunfo desafiando a la hasta ahora implacable maquinaria kirchnerista lo proyecta como líder al interior del peronismo y consolida su instalación nacional. La pelea de fondo que le espera con Daniel Scioli y los interrogantes sobre el rumbo del Gobierno.

elecciones

Sergio Massa quedó plantado en el centro de la escena política nacional. Es un dato de la realidad tan ineludible como los casi 4 millones de votos que cosechó. El 44 por ciento y la distancia de 12 puntos que le sacó al candidato del Gobierno y Daniel Scioli.

El ex jefe de Gabinete es hoy el hombre mas votado de la Argentina. Pero su triunfo trasciende los números. Lo más interesante y lo que están mirando los factores de poder es otra cosa: Su capacidad para articular casi desde el llano un entramado político con lo que tenía a mano –un puñado de intendentes del Conurbano- que le alcanzó para marcarle a fuego un límite al kirchnerismo.

Demostró jefatura y audacia, dos cualidades muy valoradas en el peronismo. Por eso, el triunfo de Massa se proyecta por encima de otros ganadores de la jornada como Mauricio Macri, Hermes Binner o Julio Cobos. Porque Massa no es sólo el 44% de la provincia –que ya es un piso altísimo para arrancar una carrera presidencial-, sino sobre todo, un potencial relevo en el liderazgo peronista.

Daniel Scioli intentará resistir esta ola ofreciéndose como el garante de la supervivencia de ese 30% a nivel país que suma el peronismo que hoy jugó con el Gobierno. Esa es la pelea de fondo.

Macri ganó muy bien la Ciudad, en parte por la buena tracción de Gabriela Michetti pero también por una gestión que transformó Buenos Aires con el mayor nivel de obra pública que se haya visto en el distrito desde la recuperación democrática.

Está claro que el problema del jefe de Gobierno no está en la ciudad que gobierna, sino en la todavía floja estructura nacional del PRO, que se ancla en algunas figuras rutilantes –Del Sel, Baldassi, De Angelis- y no mucho más.

Cobos y Binner ganaron muy bien sus distritos y acaso se encaminen a una interna del espacio de centroizquierda, en la que quedó en un segundo escalón Lilita Carrió, luego de su caída ante el rabino Bergman. Son una opción, que acaso crezca según que tan mal le vaya al peronismo gobernante. Es decir, un mal final para la actual gestión podría empujar el desencanto hacia todo el peronismo.

Esta hipótesis encontraría a Massa mejor parado que Scioli. El ex jefe de Gabinete está ubicado ahora en la franja opositora y se cuidó de integrar en su flamante espacio a radicales y dirigentes de otros orígenes, en una apuesta de futuro que trabaja el surco que alguna vez soñó Macri para el PRO, pero con un diferencial importante: Base peronista y despliegue bonaerense.

Acaso por eso, en su discurso Macri haya apuntado especialmente a Massa. Cerca suyo preparan nuevos golpes: El anuncio público de regreso al PRO de los diputados que entraron por el Frente Renovador y de los intendentes Gustavo Posse y Jorge Macri, que estuvo en el palco macrista.

Esta claro que Macri detectó que Massa le estaba ocupando su espacio político y reaccionó en consecuencia. Pero en el massismo tienen una lectura más conspirativa: “Macri ya cerró con Scioli para el 2015”, afirman convencidos. Una curiosidad: Macri prometió que si es presidente no sumará a su gobierno a ningún ex ministro del Gobierno nacional –como Massa-, nada dijo de ex gobernadores.

El kirchnerismo enfrentó su peor hora con una fractura expuesta. El acto del Obelisco fue la consagración de la simulación que atraviesa el Gobierno: El vicepresidente Amado Boudou ofició de maestro de ceremonias y orador de fondo, escoltado por Scioli y Abal Medina, mientras que Carlos Zannini, el verdadero poder, se camuflaba entre las segundas líneas del palco, lejos de las cámaras y sobre todo, de los costos.

La necesidad de rotar el micrófono, de las teleconferencias, del palco interminable, es la mejor descripción de un espacio que sufre la ausencia de su líder y no logra procesar sus diferencias ni aún en una instancia crítica, como lo es la derrota electoral, que acaso las agrave.

Fue un discurso que se encerró en la aritmética de los números fríos de diputados y senadores, eludiendo una lectura política, generosa, inteligente, de la votación. Misma tozudez que los llevó a este resultado.

Una reacción previsible pero que se espera sea revisada. Si no hay nada que cambiar –como insinuó la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont-, lo que viene no será agradable.

El ciclo que se abre, de transición inevitable, será sobre todo de discusión económica. El costado que más le aprieta al actual modelo y acaso la fisura por donde se fueron millones de votos en apenas dos años.

No parece casual que Sergio Massa, haya construido en paralelo a su red territorial –que esta noche anunció extenderá con intendentes de todo el país-, un equipo de economistas de primera línea, con Roberto Lavagna a la cabeza.

La elección ya trazó una línea roja a las fantasías más delirantes del kirchnerismo que se soñó como revolución y terminó en las manos de Scioli y Boudou. Se abre entonces una instancia de salida de ese proceso, montada sobre crecientes dificultades económicas, en medio de una campaña presidencial. Es decir: Nada será mas político que esto.
lapoliticaonline.com

Print Friendly, PDF & Email
Compartir