Las universidades entran a competir con las calificadoras de riesgo

290
Compartir

calificadorasHabilitadas por la nueva ley de mercado de capitales, comenzarán prestar los mismos servicios. Ayudaría a las pequeñas y medianas empresas

Las universidades se preparan para comenzar a competir en pocos meses con las calificadoras de riesgo tradicionales, apuntando a ganar clientes entre las pymes y los municipios, tras los duros cambios introducidos por el Gobierno en este cuestionado sector financiero.
Uno de los ejes de la reforma del mercado de capitales fue introducir ciertas exigencias para las calificadoras que operan en el mercado local (no pueden efectuar recomendaciones de política económica, ni tener un cliente por más de cuatro años consecutivos).

Además, en una decisión sin precedentes internacionales, habilitó a las universidades a ingresar en este mercado que se reparten tres empresas internacionales (Standard & Poor’s, Moody’s y Fitch) y la firma local Evaluadora Latinoamericana. Los cambios, promovidos por la Comisión Nacional de Valores (CNV), ofrecen algunas ventajas para las universidades, que, a priori, tendrán los mismos parámetros de rigurosidad para calificar.
El presidente de la CNV, Alejandro Vanoli, dijo al diario La Nación que se buscó “introducir mayor competencia, pero con la perspectiva de que las universidades deberán competir con las mismas exigencias, en un contexto de cambios que están en sintonía con las modificaciones efectuadas en este sector a nivel internacional”.

El funcionario admitió que, a nivel mundial, “no se pudo solucionar el conflicto de intereses entre las calificadoras y sus clientes, que pagan y son calificados”.

La CNV habilitó a las casas de estudio para que puedan calificar al gobierno nacional, aunque todo dependerá de la voluntad de la conducción del Ministerio de Economía de turno, por lo que se cree que más bien apuntarán a ponerles la nota, en una primera etapa, a los municipios y a las pymes, según los representantes de las universidades de Buenos Aires, Moreno y San Martín consultados por el citado matutino.
El director del Centro de Estudios de Análisis Financiero, a cargo del proyecto de Calificadoras y secretario de Hacienda de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, César Albornoz, dijo que “estamos abocados principalmente a las pequeñas y medianas empresas, aunque esto no quiere decir que si nos convocara alguna empresa grande no haríamos el trabajo; también analizamos el segmento de las aseguradas y los fondos comunes de inversión”.

Rodrigo Luchinsky, del Centro de Análisis de la Escuela de Economía y Negocios de la Universidad de San Martín, afirmó con orgullo que son los primeros en haberse registrado ante la CNV tras la reforma del mercado de capitales.
“En una primera etapa apuntaremos al ámbito de influencia de la Unsam, es decir, al sector industrial de pymes, proyectos tecnológicos y temas de energía. En el sector público, el sector de los municipios es otro de nuestros objetivos, ya que no está muy alcanzado por los actores tradicionales”, explicó a la Nación.
Con un target parecido, Agustín D’Attellis, coordinador del programa especial de seguimiento de la coyuntura de la Universidad de Moreno, dijo que están en condiciones de competir con los jugadores tradicionales del sector.
“Venimos trabajando con un enfoque diferente al que manejan las tres grandes calificadoras, que han dejado en evidencia sobradamente el fracaso de su accionar”, señaló el economista de la corriente oficialista La Gran Makro.

Más moderado, Luchinsky admitió que deberán ganarse su lugar en forma progresiva. “Seremos competitivos si logramos convencer al mercado de que ofrecemos análisis independientes, profundos y carentes de los conflictos de interés que tanto daño reputacional causaron a los grandes jugadores”, expresó.
Al respecto, Albornoz consideró que “las pymes encontraban una barrera al momento de acceder a financiarse a través de la colocación de instrumentos en el mercado de capitales”.

El director de Moody’s Argentina, Daniel Rúas, no expresó quejas por el ingreso de las casas de estudio al negocio. “Bienvenida la competencia; no nos preocupa”, indicó. Fitch y S&P, en cambio, no respondieron a La Nación.
Pero Enrique Szewach, titular de Evaluadora Latinoamericana, expresó que “es difícil que las universidades sean exitosas compitiendo con calificadoras que, como nosotros, hace 20 años que estamos en el mercado, con una trayectoria que exhibir. Nada impedía que operaran en el marco regulatorio previo. Tampoco tienen las mismas exigencias patrimoniales”.

Fuente: iProfesional

Print Friendly, PDF & Email

Comments