VinaderEstuvo detenido por estafas y por extorsionar a su ex pareja. Fue dado de baja de la Prefectura por falsificar la firma de un compañero para sacar un crédito. Está implicado en otros crímenes.

“Mirándole le cara te da miedo. Es un asesino serial”, sentenció el intendente de Tres de Febrero Hugo Curto en referencia a Walter Vinader, el ex suboficial de la Prefectura detenido por el asesinato de Araceli Ramos, la joven de 19 años que estaba desaparecida y fue hallada hoy muerta en un descampado.

Vinader se presentó ayer ante a fiscalía de San Martín por la desaparición de Araceli y de Aída Amoroso, la abuela de 86 años que es la dueña de la casa a la que acudió engañada Araceli. “No tengo nada que declarar porque no sé nada, no vi nada”, soltó le acusado. Su historia presenta un extenso prontuario.

Tuvo ocho procesos penales en su contra. En 2011 fue condenado a tres años de prisión por falsificar documentación para sacar un crédito que finalmente nunca pagó. A partir de ese caso, la policía secuestró un bolso del ex suboficial y encontró panfletos con frases hirientes hacia su ex pareja. Atando cabos, el caso derivó en una condena de dos años y diez meses de prisión por extorsión. La mujer implicada denunció que cuando quiso dejar a Vinader porque su violenta relación se tornaba insoportable, él comenzó a acosarla.

En 2006, fue desafectado de la Prefectura luego de haber denunciado a colegas por presunta connivencia en casos de prostitución en el Puerto de Buenos Aires. Y no se descarta que este caso esté vinculado con la presunta red de trata de personas para la que habría secuestrado a Araceli.

Además se investiga su responsabilidad en la desaparición de Aída Amoroso, a quien la policía buscando. Vinader era compañero de celda del hijo de Aída, quien falleció en prisión por causas que se desconocen. “Él y mi papá, que estaba detenido por venta de drogas, se conocieron en la cárcel. Incluso Vinader fue el que me avisó que mi padre había muerto. Dijo que ‘se había quedado sin aire’. La verdad es que no sé de qué murió, porque al cuerpo lo cremaron. Vinader le llenaba la cabeza a mi papá y con mi abuela hizo lo mismo”, dijo Solange, la nieta de Aída, a Clarín. El certificado de defunción del hijo de Aída estaba en poder de Vinader.

“Sé cómo esconder un cadáver”, escribió el ex prefecto en su cuenta de Facebook. El martes fue detenido, cuando todavía se encontraba en libertad condicional por la condena de extorsión a su ex pareja. Por Facebook también citó a Araceli para una presunta entrevista laboral a la calle Puán 3754, la vivienda de Aída. Por si fuera poco, encontraron material de un videochat entre Vinader y Araceli que alimentan las sospechas de un caso de red de trata.

Fuente: Clarín

TAGS: