El psicólogo acusado de abuso trabajó en un programa de asistencia a víctimas

117
Compartir

crimenIntegró un equipo de ayuda del Ministerio de Justicia de la Nación. Lo echaron al mes de haber entrado.

El psicólogo acusado de violar a una mujer en Villa Urquiza, y sospechado de haber hecho lo mismo con otras ocho en los últimos cuatro meses, trabajó en un programa de asistencia a las víctimas de violencia impulsado por el Ministerio de Justicia de la Nación.

Así lo confirmó ayer la agencia de noticias Télam y, si bien fuentes de Justicia confirmaron que el hombre era empleado de esa cartera, no precisaron en qué áreas se desempeñó. La coordinadora del programa “Las Víctimas contra las Violencias”, Eva Giberti, le dijo a Clarín que presumiblemente el psicólogo “formó parte de un grupo interdisciplinario de 14 profesionales que recibimos en 2010 para acoplarse a nuestro programa”. No obstante, Giberti aclaró que “ni yo ni nadie del grupo tiene idea de quiénes eran estas 14 personas, pero suponemos que allí debería estar este sujeto”. Ese grupo, de todos modos, fue cesanteado por la coordinadora del programa al mes de haber ingresado.

“No coincidían con nuestra filosofía de trabajo y pedí su traslado”, le dijo Giberti a este diario. Justamente es este Programa el que trabajó en la contención de casi todas las víctimas de abuso ocurridas entre mayo y agosto, por las cuales ahora se lo investiga al psicólogo.

Voceros del Ministerio de Justicia admitieron a este diario que el hombre era un “empleado raso” de la cartera y que “pasó por diferentes áreas”, pero no precisaron cuáles.

También confirmaron que en el último tiempo, el acusado había estado sin ir a trabajar por una licencia psiquiátrica.

Según versiones que trascendieron ayer, el psicólogo habría trabajado en el último tiempo en la Dirección Nacional de Readaptación Social, que depende de la Subsecretaría de Gestión Penitenciaria, y desde la cual se entrevista a los presos que están por recuperar la libertad.

Lo cierto es que la situación del sospechoso se complicó ayer todavía más. Los investigadores cotejaron una huella dactilar encontrada en el local de Villa Urquiza donde el 22 de agosto fue violada una mujer de 31 años y coincidió con las huellas tomadas al presunto violador el sábado pasado, cuando fue detenido después de que esta misma mujer lo reconoció en la entrada de un boliche de Palermo.

“Está prácticamente confirmado que fue él quien abusó de esta persona”, confió una fuente judicial.

A la huella digital, que resulta determinante para la causa, se agrega que durante el allanamiento realizado el lunes en la casa del sospechoso, se secuestró una notebook idéntica a la que el abusador le robó a la víctima el 22 de agosto. Además, se están estudiando otros rastros levantados del local de la avenida Triunvirato al 3900, como cabellos y fluidos, que serán cotejados con el ADN del sospechoso.

Al psicólogo se lo investiga también por otros ocho casos, en los que según los testimonios de las víctimas existen similitudes en la forma que tuvo el abusador de abordarlas.

“Hay un patrón común, un mismo estilo, se fueron repitiendo las víctimas con el mismo sistema”, explicó Eva Giberti, quien dijo que “todos los ataques fueron calcados”. En cada uno de los nueve casos que se investigan, el violador entró a locales donde las mujeres estaban solas, en horas del mediodía, donde transita poca gente.

“Con todas se acercó cordialmente, haciéndose pasar por un cliente que espera a su esposa, y luego les avisa que se trataba de un asalto”, describió uno de los investigadores. Después, amenazándolas con el arma, violaba a todas sus víctimas y les robaba dinero y otras pertenencias.

Hoy se realizarían cotejos de huellas del sospechoso con elementos detectados en las escenas de las violaciones de algunos de los otros ocho casos, mientras investigan los viajes que hizo a partir de datos de su tarjeta SUBE. Además habrá una rueda de reconocimiento con algunas de las víctimas.

Fuente;: Clarín

Print Friendly, PDF & Email

Comments