Los familiares de las víctimas de Once revivieron el dolor

223
Compartir

maria“Nos cansamos de advertir que esto podía volver a pasar”, dijo el papá de Lucas Menghini.

“Maldita la hora en que esto confirma todo lo que venimos diciendo”. Consternado por el choque de trenes en Castelar, Paolo Menghini –papá de Lucas, el chico que murió en Once y fue hallado 57 horas después del accidente, aplastado entre los vagones– descargó toda su furia contra los funcionarios del gobierno Nacional y reclamó la renuncia del Ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo. Menghini aseguró que se cansaron de “advertir que esto podía volver a pasar”.

Llegó a la estación poco después del choque y revivió el horror por el que ya pasó aquel 22 de febrero de 2012. “Vivir esto otra vez es una pesadilla replicada. Es realmente increíble que esto vuelva a pasar. La misma postal, el desastre en toda su dimensión, la tragedia previsible, el dolor de todos. Estamos muy golpeados”, le dijo a Clarín, junto a las vías de la estación Castelar.

Después el hombre repitió una y otra vez en los medios que éstas formaciones habían sido reparadas en talleres pertenecientes a los hermanos Cirigliano, imputados en la causa por la tragedia de Once. Anoche, en una conferencia de prensa, Randazzo no desmintió a Menghini: confirmó que estos talleres continúan siendo proveedores del Estado Nacional.

En el lugar del choque también estuvo presente la mamá de Lucas, María Luján Rey. Demacrada y con un rictus que dejaba ver toda su angustia, decidió ir a Castelar para acompañas a las víctimas: “En nombre de todos los familiares de Once, estamos a su disposición y les expresamos nuestra entera solidaridad”, dijo a los medios presentes. Pero su gesto solidario la obligó a ver nuevamente el caos que se genera alrededor de este tipo de accidentes: “Ambulancias, gente desesperada, formaciones corroídas y hechas un acordeón, bomberos rescatando personas de los vagones, perros buscando víctimas”, enumeró la mujer.

María Luján dijo sentir “un dolor muy grande al pensar que toda la lucha diaria de los familiares por ponernos de pie, por trabajar para que esto no volviera ocurrir fue en vano. Sostuvo que “quienes tienen la responsabilidad de evitar estas cosas no han aprendido nada”. Con sus críticas apuntó directo a los funcionarios, “a quienes no les importa las vidas que se pierden, que están muy preocupados en una carrera política y en seguir ocupando puestos de poder para seguir robando y no para poder ayudar a la gente”.

También se vio en Castelar a Vanesa Toledo, hija de otra víctima de la tragedia de Once, Graciela Díaz: “ Siento un asco insoportable dentro de mi cuerpo por los funcionarios del país, a quienes no les interesa la vida de los ciudadanos. Para ellos es más importante el blanqueo de capitales”, dijo la joven, conmovida. “En cada mes aniversario dijimos que esto podía volver a pasar porque nunca se tomaron medidas de fondo”, agregó.

Los familiares de la tragedia de Once dijeron que presentaron u n proyecto de ley para que se cree una comisión bicameral que regule las mejoras en los trenes de las líneas Mitre y Sarmiento. Pero el proyecto duerme en el escritorio del diputado ultrak, Carlos Kunkel.

Fuente: Clarín

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments