Murió el decano de la Facultad de Medicina de la UBA

299
Compartir

Alfredo BuzziLas autoridades de la universidad manifestaron “profundo pesar” por el fallecimiento de Alfredo Buzzi.

La Universidad de Buenos Aires (UBA) anunció la muerte del decano de la Facultad de Medicina, Alfredo Buzzi, quien también había realizado un breve paso como rector interino de la casa de estudios.

Estaba al frente de la facultad desde 2006. En 2010 había sido reelecto por un nuevo período, que culminaba el año que viene. El rector de la UBA Rubén Hallu, los miembros del Consejo Superior y funcionarios de la universidad manifestaron “profundo pesar” por la muerte del profesor emérito y destacado investigador, que se destacó en el campo de la medicina interna y cardiológica y a la docencia.

Buzzi culminó sus estudios de Medicina en la UBA en 1955 y, tan solo dos años después, completó su doctorado. En 1964 inició su carrera docente en la casa de altos estudios, que extendió también a otras instituciones de renombre.

Fue designado socio y miembro de honor de las más importantes organizaciones médicas del país y de Latinoamérica, entre las que se destacan la Sociedad de Medicina Interna de Buenos Aires, la Sociedad Argentina de Cardiología, la Sociedad Argentina de Historia de la Medicina, la Asociación Médica Argentina, la Sociedad de Cardiología de Chile, la Sociedad Venezolana de Cardiología, la Sociedad Brasileña de Angiología y la Sociedad Colombiana de Angiología.

En su vasta trayectoria de casi 60 en el campo de la medicina recibió numerosos premios, entre los que se cuentan el Pedro Schenidewind Bahia, del Hospital Pirovano; el Ana Malenky del Comité Argentino Pro-Instituto Científico Weizmann; y el José M. Jorge de la Academia Nacional de Medicina.

Entre 1964 y 2008 escribió casi una decena de libros, entre los que se destacan Evolución Histórica de la Medicina Clínica (1968) y Evolución Histórica de la Medicina (2008). Y fue autor de más de 200 trabajos de cardiología y angiología clínicas en revistas médicas nacionales e internacionales.

Fuente: Clarín

Print Friendly, PDF & Email

Comments