Violenta entradera en una pensión de universitarios: dos al hospital

237
Compartir

entradera
Ocurrió en 43 entre 4 y 5. Actuaron tres delincuentes armados. Sustrajeron tres computadoras y plata. Como querían más le pegaron culatazos y piñas a dos estudiantes. Escaparon en auto

Momentos de suma tensión vivieron ayer a la tarde varios estudiantes universitarios que comparten una pensión en la zona de la Terminal de micros, cuando tres sujetos armados se colaron con uno de los moradores y protagonizaron un violento asalto que finalizó con dos jóvenes con heridas cortantes en la cabeza, informaron fuentes policiales.

El hecho se inició cerca de las 17.30 en 43 entre 4 y 5, en una antigua casona ubicada en el numeral 485, cuando uno de los estudiantes llegó a la vivienda y abrió la puerta. En ese momento aparecieron tres delincuentes, dos con revólveres y uno con cuchillo, quienes lo redujeron.

Los ladrones se colaron en la pensión y mantuvieron atrapados en una de las habitaciones a dos de los 15 moradores. Uno de los estudiantes se percató de la situación y corrió hacia la cocina. Ahí le avisó al resto y todos se subieron al techo para evitar quedar a merced de los malvivientes.

Los intrusos golpearon a las víctimas, identificadas como Enzo, de 18 años, estudiante de Letras y oriundo de 9 de Julio, y a Manuel (19), de Carhué, que sigue la carrera de Administración de Empresas. Los dos sufrieron culatazos en la cabeza, ya que los delincuentes obtuvieron 60 pesos y querían más dinero.

Julián, un compañero de los damnificados, contó a Trama Urbana que “los tipos robaron también tres notebooks y revolvieron varios armarios”.

Luego de los gritos, amenazas y de ejercer violencia física (además de los culatazos los jóvenes fueron agredidos con golpes de puños), los malhechores salieron a la vereda, cerraron la puerta con llave y escaparon en un auto.

“Un cómplice los esperaba afuera en un vehículo”, precisó Julián.

Los estudiantes desde arriba del techo y vecinos desde un edificio que advirtieron el robo, llamaron al servicio de emergencias 911. Aún así, cuando llegaron los efectivos de la comisaría Segunda los ladrones ya no estaban.

Como la ambulancia demoró en su arribo, el dueño de la pensión llevó a Enzo y a Manuel al Hospital San Martín, donde les suturaron las heridas y suministraron calmantes.

Los policías pidieron a las víctimas que anotaran los faltantes para luego radicar la denuncia. “Una vecina nos comentó que a la mañana habían robado también en una casa del barrio”, señaló Julián.

En el caso tomó intervención la UFI nº 9 de Autores Ignorados, a cargo del fiscal Fernando Cartasegna, quien caratuló el hecho como robo calificado y lesiones.
diariohoy.net

Print Friendly, PDF & Email

Comments